frozen 2

‘Frozen 2’ mantiene viva la magia en la madurez y supera a su predecesora

frozen 2

Frozen 2 demuestra que una secuela puede ser el mejor regreso de una película con una factura técnica impecable pero que no logra atreverse en ciertas líneas del guión que muchos esperaban

Frozen: el reino de hielo supuso uno de los mayores éxitos del cine de animación. El mundo entero se rindió a las hermanas Elsa y Anna y al mágico reino de Arandelle, al mensaje que se lanzó sobre el amor verdadero, la importancia de la familia y las segundas oportunidades. Cuando parecía que la historia había quedado cerrada, que una secuela sería alargar una trama que pensamos que no daría para más, entonces llega una secuela que hasta ahora no sabíamos que necesitábamos. Vuelve la magia que se multiplica en pantalla grande y vuelven a ser reconocibles importantes valores que calarán hondo en los más pequeños y emocionarán a los mayores.

Ya se abandonó el tópico de la princesa Disney que necesita vivir apegada del amor romántico y sentirse protegida por una figura masculina. Eso acabó. Lo descubrimos y lo celebramos en la primera parte cuando vemos a una mujer fuerte, independiente, que se vale por sí misma, disfruta de su soledad y se atreve a avanzar en sus metas. Pues en este regreso, lo seguimos viendo. Walt Disney reivindica el poder de las mujeres y da un paso más allá con algunas escenas que nos dejan ver la fortaleza y valentía de Elsa que en esta entrega busca respuestas a su pasado y muestra su espíritu inconformista.

frozen 2

Frozen 2 habla de la etapa de la madurez, de tomar tus propias decisiones y enfrentarse a los monstruos internos que todos tenemos cuando alcanzamos la edad adulta. Se hace a través de los personajes protagonistas. Kristoff intenta decirle a Anna algo decisivo para su vida en pareja, mientras que ella anda preocupada por los peligros que rodean a su hermana y su querido reino helado. Un bosque encantado de apariencia otoñal será el escenario principal en el que se sucedan los acontecimientos. Hablar de la madurez en una película infantil pero que realmente es disfrutable para todos los públicos es un gran acierto. Sin embargo, el miedo a atreverse y arriesgar en el guion, no le deja a la película visibilizar lo que muchos esperaban. Cuando se anunció que Disney estaba preparando una secuela de Frozen, se esperó que se representara una relación homosexual y finalmente esto no ha sido así, quizás por el miedo de que se perdiera la fidelidad de los espectadores originarios. Una pena, realmente.

Los secretos familiares, al descubierto

frozen 2

La banda sonora regala momentos memorables que hacen multiplicar la emoción de la historia. Las canciones de la secuela son igual de luminosas que su predecesora, respiran la esencia de su origen pero no llegan a brillar como en su momento lo hizo ese ya histórico en el cine animado Let it go (Suétalo).  Mención especial a Gisela con una voz dulce y resplandeciente que demuestra que su lugar está en la música de las películas Disney. Lo cierto es que las letras son realmente fascinantes, dejando un gran mensaje de trasfondo. Una voz que resuena en su cabeza. La quiere guiar a un lugar en el que solo ella puede tener la llave. Se embarca en un viaje a lo desconocido para conocer el pasado de su familia, dejando a un lado su reinado. “No estoy donde debería estar” es una de las frases que reivindican su derecho a conocer la verdad. Una secuela que pone en valor la familia y ahonda en la relación de sus padres, su pasado y su final.

frozen 2

Los personajes han crecido y por eso Frozen 2 nos ofrece una versión más madura que va desde los personajes hasta la historia. Elsa deberá enfrentarse al pasado oculto que sacude el reino de Arandelle y que deben afrontar. Se potencia la relación entre las hermanas Elsa y Anna que se reparten de forma más gradual el protagonismo y la importancia en la trama, aunque es cierto que el mayor peso recae en la primera. Olaf sigue ganándose el cariño y las risas del público. El divertido muñeco de nieve, tiene gags y golpes delirantes al que siempre tenemos ganas de dar un buen abrazo calentito.

Frozen 2 mejora algunos elementos de su predecesora y multiplica la magia que se hace visible gracias a unos efectos visuales muy bien logrados. Los profesionales de animación se han superado a sí mismos, logrando un resultado perfecto. Esta vez juegan con los tonos naranjas y marrones del otoño con el blanco azulado y destellante del invierno, la nieve y el hielo. Lo más importante de Frozen 2 es que como los poderes de Elsa, los humanos cambiamos, maduramos y abrazamos el amor más puro y verdadero que no se representa de una única forma. Al final, el mayor cambio está en tu interior.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *