luna menguante

‘Luna Menguante’, la mágica colaboración de Belén Aguilera y Siloé

Siloé invita a Belén Aguilera para cantar una versión de su balada más especial, Luna Menguante

luna menguante

A veces la respiración se entrecorta, a veces llega la magia, la fragilidad se dispara antes de dormir, cuando ya la luna mengua en el horizonte. Es lo que sucede con Luna Menguante, la colaboración de Siloé y la chica del piano, Belén Aguilera. Ambos unen sus voces en el tema del vallisoletano que forma parte de su disco Metrópolis que ahora llega envuelto en una nota de nostalgia y emoción. Una canción intimista que sigue conservando la esencia del original, con un nuevo sentir, más cuidado, más directo, más vivo.

Un contraste de timbres que conectan a la perfección. El de Siloé, de energía acentuada, voz rota y una línea de autor que se hace visible en sus últimos lanzamientos. Es la canción perfecta de mesura y pausa en su discografía, de melodía embriagadora, dispuesta para fluir. Por su parte, Belén Aguilera es un nudo de dulzura y delicadeza anidado en las entrañas, es ese sonido limpio y desnudo con mucho que decir. Verdad desgarradora y descarnada emoción que entiende de silencios, de matices, de susurros. Al fin y al cabo, de magia. Una de las mejores cantautoras con la que nos hemos encontrado que ahora, une su talento con Siloé, un músico que navega hacia un nuevo sonido en un trayectoria que va en ascenso. Sin límites ni pausas.

Luna Menguante deja espacio para apreciar las virtudes vocales de ambos. Por momentos, parece recordar a alguna canción de Ed Sheeran. La letra es una delicia y araña desde las primeras estrofas. “Llevo mucho tiempo hablándole a la luna. Anoche, justo anoche, me acordé de ti”. Las palabras llegan al corazón con Luna Menguante que utiliza el concepto de la luna como metáfora de un amor verdadero que refleja un sentimiento tan real como inocente. Trascendental. “Busco una luz que me acompañe. Ahí estás tú, luna menguante. Déjame entrar y resguardarme”, reza la canción compuesta por Siloé y que resplandece más aún con la entrada de Belén Aguilera.

El videoclip ha sido grabado en directo en Stateroom Studios por un habitual en el equipo de Belén Aguilera, su amigo Carlos Cabezas. En blanco y negro, con una gran sensibilidad visual. Una fragilidad que también encontramos en la música de la catalana y Siloé. Los dedos de Belén se funden en el piano, mientras que Siloé le acompaña con la guitarra. Un video que desprende una energía especial. Colaboración luminosa, pura, etérea. Sensible y con una magia infinita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *