nia correia

Nia Correia, generar revolución y romper esquemas

nia correia

Mario Benedetti decía que “la perfección es una pulida colección de errores”. Y lo cierto es que sí. Las caídas te permiten avanzar y entender que el aprendizaje es tu caballo ganador. Es un verdadero error pensar que la perfección está en no fallar nunca porque va mucho más allá y se mide en el trabajo bien hecho. Es el mejor talismán para experimentar un crecimiento profesional que se crece a base de retos. Ser perfecta es poner el foco en lo que mejor sabes hacer, es hacer brillar tu talento y nunca dejar de perseverar.

De ella siempre han dicho que es perfecta pero lo que vemos sobre el escenario, nos revela algo más poderoso. Trabajadora incansable que nació con estrella y que ahora lucha por ser artista y que su sangre canaria viaje de España a Latinoamérica y deje huella. Nia Correia es una concursante que marca la diferencia y una cantante eficiente, completa, brillante a nivel musical que sigue aprendiendo sin mirar atrás. Nunca ha dejado de trabajar por un sueño que cada vez está más cerca, intentando llegar a lo que siente que siempre fue parte de ella.

nia correia

Sus valores personales siempre han estado bien definidos, presentes sobre el escenario y también cuando los focos se apagan y se sube el telón. Cuando una tiene talento y es buena gente, todo parece fluir con más facilidad. Nia Correia es lo que siempre pedimos a una concursante de un programa musical: compromiso, magia, personalidad, la que nunca se conforma con lo que tiene, la que busca y encuentra aunque para eso tenga que quedarse ensayando hasta las 11 de la noche, casi a oscuras para intentar sacar lo mejor que tiene dentro.

Pero, su historia se remonta muchos años antes. Desde niña, se ha refugiado en la música. Cuando solo tenía nueve años, empezó sus estudios de canto en la escuela Alexia Rodríguez y Andy Marrero. Se ha formado en técnica vocal y música moderna. Nia ha formado parte del Coro Oficial de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria. Su vínculo con la música siempre fue muy fuerte pero también el deporte. La joven es técnico superior de Actividades Físicas del Deporte.

nia correia

Su otra mitad es su abuela Mercedes que le ha acompañado en todos los castings. Juntas fueron a Factor X, El club de la bohemia y Ven y Quédate. La canaria ha aprovechado cualquier momento para sumar experiencias, donde su talento se ha ido proyectando y se ha hecho más grande. Una de las más especiales fue cuando formó parte del elenco del exitoso musical El Rey León durante 3 años. Además, ha trabajado en el cabaret Lío de Ibiza y ha trabajado como cheerleader. Este último reto le ha permitido viajar a muchos sitios, incluso llegó a ser animadora en los Juegos Olímpicos de Londres.

No hay límites para ella. Los seguidores de Operación Triunfo ya le han coronado como la Beyoncé española y sus fans como la panterita más talentosa. Lo que nos ha quedado claro es que puede hacer lo que quiera con su voz, tiene elegancia artística y una seguridad y una actitud empoderada sobre el escenario que parece que estemos viendo a una artista consagrada. Ella misma se define como risueña, despistada y un poco tímida. Nia Correia siempre intenta afrontar la vida con una sonrisa. Su risa es contagiosa y levanta el ánimo a cualquiera.

nia correia

Ha viajado mucho para cumplir su sueño y un vuelo a Terrasa ha sido su billete decisivo. No hay duda de que Nia ha llevado el peso de la edición. La joven ha sido la concursante que más actuaciones brillantes nos ha regalado y lo sigue haciendo, ahora desde su casa. La canaria llegó pisando fuerte en la gala 1 con un I like it que nos dejó ver su mejor versión. Se convirtió en una de las favoritas de la noche y logró su pasaporte a la Academia de Operación Triunfo.

Su primer dúo fue en la gala 1 con Ariadna. Ambas interpretaron Good As Hell en una actuación que alabó el poder femenino con dos de las mejores voces del programa. Durante la gala 2, Nia demostró que la sangre latina corre por sus venas. Fue con Guantanamera junto con Anaju. Ambas se marcaron un número espectacular. Nia Correia tiene la capacidad de ser versátil en cualquier propuesta que se le pone por delante, explosiona y hacer mover el esqueleto o deslumbrar con su sensibilidad. Y es que cuando su emoción llega, te remueve y te deja sin palabras.

nia correia

Este último sentimiento se hizo presente en La Despedida, la actuación que compartió con Gèrard en la gala 3. La primera en la que vimos que Nia también es capaz de transmitir, desgarrarse . Sin duda, uno de los mejores números de la noche. Su poder artístico volvió a hacerse presente en Bad Girls, un nuevo reto al que tuvo que hacer frente, esta vez con su compañero Bruno.

Aunque el jurado le haya colocado en una posición de presión por su excelencia artística, lo que hemos visto en ella es evolución y revolución porque aunque el cambio sea menos visible que en el resto de concursantes, Nia ha evolucionado, ha crecido, ha mejorado a base de trabajo, sacrificio y entrega. Y así ha brillado en prime time. Lo cierto es que es un animal escénico de primer nivel.

nia correia

Su punto de inflexión en el concurso fue en la gala 5 con su ya mítico Run the world (Girls), su primera actuación en solitario que se ha convertido en la mejor actuación del programa porque lo tiene todo, pero lo más importante que vemos es la reconfirmación de que cuando hay talento, cuando hay duende y estrella solo el trabajo bien hecho te permite colocarte en la mecha vencedora. Nia se convierte en  la que ha encendido la llama, la que ha roto los esquemas y ha hecho historia como apuntaba Noemí Galera.

Para la canaria fue su reto más difícil que le costó sudor y lágrimas. Una actuación que le ha colocado como una de las grandes favoritas para la gran final. Después de la explosiva Run the world, llegó una balada con uno de sus mejores amigos dentro de la Academia, Jesús. Ambos cantaron La última noche. La gala 7 volvió a poner en valor sus mayores virtudes. Lo descubrimos en Don’t start now, el dúo junto a Eva, en esa capacidad de hipnotizar en cada nueva actuación.

nia correia

Pero lo que hemos comprobado es que donde mejor se luce es en solitario. Otra de sus actuaciones estrella fue Mujer latina, donde vimos una Nia muy disfrutona, en un estilo que reconoce su esencia. La última gala que vimos fue la 9, donde la joven interpretó la balada El Triste con mucho sentimiento en una actuación impecable.

Más allá de su paso por el concurso, Nia se ha atrevido a componer su propia música. La joven ha compuesto Ocho Maravillas, un tema muy suyo que está siendo producido por Kike Santander que ha trabajado con artistas internacionales como Jennifer Lopez o Marc Anthony. “Esta canción iría a mitad de concierto. Yo quiero que haya un parón para que la gente respire, que haya en un lado papas arrugadas y tropical. Y luego meter esta canción”, explicaba Nia a Manu Guix en una sesión de composición en la Academia.

Nia Correia se imaginó estrella y luchó hasta encontrar su sitio, su oportunidad. Sus pies siempre se han mantenido bien aferrados a tierra, sin olvidarse de la capacidad de volar. Su disciplina, autoexigencia y trabajo ahora le permiten estar más cerca de su sueño. Nia es magnética, revolucionaria. El mejor ejemplo de que hay que mantener el talento en el tiempo. Todo llega si crees poderosamente que puedes lograrlo. Tú has construido tu propio destino y ese es el mejor de los triunfos. Tu trabajo te ha llevado hasta aquí. Sigue rugiendo. Las panteras devolverán el grito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *