Pablo López sigue jugando en el patio de la emoción

Pablo López
©Rafael A. Butelo

Artista inigualable y maestro de la música, Pablo López sigue siendo un niño con ganas de jugar en el patio de la emoción. Su patio es el escenario, una segunda casa en la que despliega su brillante talento y deja volar su alma libre. Su trabajo Camino, Fuego y Libertad se ha convertido en el redescubrimiento de un cantante con una vida emocional apasionante que escribe su historia y el estilo musical que siempre ha sentido dentro de él. Ha llegado la hora de compartirlo con su público y dar a conocer la música por la que siempre ha luchado. El malagueño regala a su público El Patio, un viaje a su infancia a través de unas canciones que te desgarran por dentro y hacen revivir su pasado. En este disco que marca un antes y un después en su carrera, se desnuda, abre su corazón y busca la libertad. Santa Libertad, como reza la gira que le está llevando por ciudades de toda España en la que invita a sus fans a hablar con sus emociones y recordar su historia.

La oscuridad desaparece cuando el autor de Lo saben mis zapatos se sienta frente a su piano, compañero de batallas que siempre le acompaña al que mima como si fuera un hijo, para interpretar esta balada conmovedora que inunda de luz y magia el escenario de la emoción. Pablo López es un destello en medio de las tinieblas en las que no es fácil encontrar el camino. El cantante lo consigue y se mira al espejo  en su trabajo más íntimo y personal. Sorprende  y enamora su forma de vivir la música, cómo se rompe emocionalmente y no tiene miedo de que entremos a su patio, a su casa, su mundo, su alma.

Pablo López. El PatioHan pasado dos años desde que publicara su segundo álbum El mundo y sus amantes inocentes (2016), en el que destacan uno de sus grandes éxitos Tu enemigo, dueto que interpretó con Juanes y El Mundo, tema que se convirtió en la BSO de la serie de televisión El Príncipe (T5), protagonizada por Álex González y José Coronado. Pablo vive la vida intensamente, una intensidad reconocible en sus letras, convertidas en verdaderas obras de arte. El artista destaca por la conexión tan especial que crea con su público, por su emoción y el talento que se esconde detrás de sus canciones. Así, en temas como El Camino o El Patio muestra los sentimientos más profundos del ser humano en la que cualquiera de nosotros nos vemos reflejados. Es un brillante compositor, artista emocional ya necesario en el mundo de la música y un gran pianista. Vive el momento más dulce de su carrera. Ha dejado atrás sus fantasmas y ha vuelto a aparecer en nuestra vida como un soplo de aire fresco, una explosión de emociones que necesitamos revivir irremediablemente una y otra vez.

La vida después de Operación Triunfo no es fácil y menos cuando no saben valorarte como mereces. Pablo López se hace más fuerte con los retos. Lo ha demostrado desde que salió del programa musical con el que se dio a conocer. Desde entonces, decidió que su meta en la vida era luchar por su gran pasión, la música, el único camino que te hace libre y por el que intentas salir adelante a pesar de las derrotas. Recordemos que el cantante fue el segundo finalista de la sexta edición del talent en el que Virginia Maestro se hizo con el triunfo. En un momento en el que el concurso vivía sus horas bajas en la cadena privada, Pablo tuvo que enfrentarse a duras críticas por parte de Risto Mejide, uno de los jueces más exigentes del jurado. “ChePablo” era el mote que más le gustaba utilizar a Risto para definir al concursante por la postura que adoptaba encima del escenario. Sin embargo, el tiempo pone a cada uno en su lugar. Lo diferente siempre triunfa. Y cuando el talento llama a tu puerta, no lo puedes dejar escapar. Risto reconoció su error y pidió perdón públicamente en redes sociales casi una década después. “Jamás me he alegrado tanto de haberme equivocado. Siempre me rendiré al talento. Y Pablo López lo ha demostrado. Con creces. Inmenso”, expresaba el publicista. Además, declaraba su gusto por la música de Pablo, un cantante siempre arropado por su piano que fue juzgado con injusticia y que ahora recoge los frutos que ha sembrado en una carrera musical con la que se distingue como uno de los artistas españoles más consolidados y exitosos de la actualidad. “Hoy soy muy fan de Pablo. Supo resarcirse de un programa de televisión, que no es fácil, y aún así hacer prevalecer su arte. Ojalá siga regalándonos temazos. Por muchos años”, concluía.

Pablo López durante su concierto en Vodafone Yu Music Shows
©Marina Velasco

El artista al que hemos visto en la actual entrega de La Voz Kids acompañando a Antonio Orozco, siempre se mantuvo fiel a su esencia durante su paso por la Academia televisada. Se refugiaba detrás de su piano y daba lo mejor de sí mismo en cada interpretación en las que se vislumbraban sus grandes dotes para la música. Finalmente, el malagueño consiguió el apoyo y cariño del público que siempre confió en él y que ahora acude en masa en sus conciertos. Esto le animó a luchar hasta conseguir vivir de su sueño como siempre ha querido. Siempre en la búsqueda constante de la libertad que le hace llegar al patio de sus entrañas. Nuestra meta en la vida es la de ser nosotros mismos y Pablo es un ejemplo.

Pablo López es un artista que tiene un aura especial y una vida emocional que rememora en su nuevo trabajo discográfico con el que brilla en España y Latinoamérica. Es un genio de la música que nos da alas para seguir creyendo en ella y dejarnos conquistar por la magia y la sensibilidad de sus letras. Pablo es una voz imprescindible que te desgarra por dentro, te llena de su libertad y te invita a acompañarle a su patio para jugar hasta que la vida nos deje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *