Sofía Ellar: el poder de la sensibilidad musical con sabor mediterráneo

Sofia Ellar

“Soy vecino de este mundo por un rato y hoy coincide que también tú estas aquí
coincidencias tan extrañas de la vida
tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio? y coincidir”. Es un verso de Silvio Rodríguez, uno de los referentes musicales de Sofía Ellar que hemos querido rescatar para hablar de la artista con la que siempre es un gusto coincidir en Spotify o en uno de sus conciertos. La joven de melena rubia que te hace viajar al norte con una canción, la misma que sube a los escenarios para compartir su alegría de la mejor de las maneras: con su música, la que te hace recordar que la confianza en tu talento te puede hacer ganar cuando pensabas que no era posible hacerlo.

Sofía es entrega, es pasión, delicadeza y emoción. Una artista muy personal que se ha convertido en un talismán de energía positiva para sus seguidores y una de las voces más destacadas del pop nacional.

Dulce y cautivadora, Sofía Ellar es una cantante con alma de compositora que vive pegada a su guitarra desde que era una niña. De escribir canciones en su habitación a brillar en sus propios conciertos en los que descubrimos su marcado sello personal, el que nos enamoró en las redes sociales que nos hace reconciliarnos con la buena música, la que hay que detenerse a escuchar para disfrutar como se merece.

La música de Sofía ha crecido a medida que ella también lo hacía, encontrando diferentes sonidos que se identifican con su etapa vital. Del intimismo más acústico a temas con un ritmo más actual que reflejan su madurez artística. Si hay algo que nos enamora de Sofía es su versatilidad. La intérprete es capaz de llenar de emoción todo un estadio y hacerte saltar hasta que te duelan las piernas con sus temas más cañeros que te renuevan de energía y buenas sensaciones.

Sofía Ellar

Una locura convertida en su profesión de la que han salido dos discos autoproducidos, Seis Peniques (2017) y Nota en Do (2018). Su influencia internacional (recordemos que nació en Londres) le ha llevado a componer varios temas en inglés como Ahead of us o Fire of fame. La carrera musical de Sofía Ellar no podría entenderse sin sus estudios de Administración y Dirección de Empresas, pues precisamente su música empieza a tomar forma a raíz de su trabajo de fin de grado.

En este camino, las redes sociales se han convertido en su mejor compañero. Una herramienta muy potente que le ha hecho llegar a lo más alto. Tanto es así que su música se ha escuchado hasta en Japón. La joven ha creado un vínculo muy cercano con sus seguidores, con los que comparte su vida y siempre tiene presentes. La última vez, cuando organizó un juego para promocionar su último tema Bañarnos en vaqueros, en el que los fans son retados a bañarse con unos vaqueros que han salido de casa de Sofía, viajan y siguen la cadena. Una familia que no deja de crecer. Sofía es valiente de siempre,  nunca se resigna y quizás eso es lo que ha conseguido mantener a la artista en la cresta de la ola.

Sofia Ellar

Libre y triunfadora

Empezó en el mundo de la música de manera totalmente autónoma, sin la ayuda ni el respaldo de ninguna empresa discográfica. Todo un logro que nos hace ver la fortaleza y constancia de una mujer que sigue persiguiendo sueños. Compone, edita, produce y distribuye todos sus contenidos. Esto le ha permitido ser la artista que siempre quiso. En estado puro. La música que verdaderamente le define. Sin filtros ni exigencias. Ha demostrado que puede gestionar su carrera de forma totalmente independiente. Dueña de sus melodías, de sus éxitos, sus fracasos. Libre y fiel a su esencia.

Sus canciones hablan de ella y de sus sentimientos. En Amor de anticuario descubrimos “esa niña cansada de oficinas que se busca la vida cantando esta canción”. La verdad y naturalidad están presentes en todos sus temas que te atrapan en la emoción de los primeros versos. Sofía tiene el poder de enamorar con sus letras de una elegancia y delicadeza que arañan el alma. Torbellino de buena energía, de amor desenfrenado y una humildad que siempre es un soplo de aire fresco en la industria musical, a veces tan competitiva y artificial. De estilo hippie y sonrisa infinita, es imposible no conocer a Sofía y querer quedarte a su lado para siempre.

Sofia Ellar

Soy una persona que me dejo guiar por las buenas sensaciones, por eso cuando encuentro a una artista que te deja una sonrisa en la cara, solo puedo dar las gracias. Sofía es una de esas personas. Su último tema se ha convertido en un adelanto del verano.

Su música recuerda a las interminables noches de verano, los baños al amanecer, es la sensación del mar bajo los pies, la brisa del viento de Santander, la piel salada, ese helado del Regma que tanto te gusta, los paseos por la playa del Sardinero y la mágica sensación de que el verano acaba de empezar y lo mejor está por llegar. Bañarnos en vaqueros recuerda a todo lo que fuimos y que nos negamos a olvidar. Canciones con sabor mediterráneo que sólo alguien como Sofía puede cantar con una sensibilidad arrebatadora.

Su primera gira Seis Peniques fue todo un éxito, hizo sold out en las míticas salas de La Riviera y Joy Eslava. Ahora en 2019, la joven ya tiene casi listo su tercer álbum del que todavía no se conoce la fecha de lanzamiento. Ayer arrancaba su tour en Bilbao que le llevará por ciudades de toda España. Sus próximos conciertos serán en la sala Razzmataz de Barcelona, Guadarrama, Valencia, Granada, Castellón y en Madrid el próximo 21 de octubre en el Wizink Center. Las entradas están a la venta en www.sofiaellar.com

Su frescura, su autenticidad, su sensibilidad y su poderosa personalidad le han convertido en la artista con la que siempre soñó, la que nunca quiso abandonar. Nosotros tampoco podemos irnos de su lado. De momento, nos daremos un baño en vaqueros en su honor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *