Alfred García

Alfred García ilumina Madrid en un concierto único e irrepetible

Alfred García

Dame más. Dame más. Se lo queremos gritar en La Ciudad después de dos intensas horas de música en directo en la que viajamos más allá de Marte.

Deslumbrante, mágico e imprevisible. Alfred García ha enamorado a Madrid por segunda vez con un show inolvidable en el que demuestra que es un músico inigualable, imparable y con mucho que decir. Alfred te gana en directo y se renueva de energía con una fantástica banda con la que su música cobra un matiz explosivo y fascinante. No puedes dejar de saltar, reír, llorar y corear sus canciones, muchas de ellas compuestas dentro de la Academia de Operación Triunfo, lo que las hace aún más especiales.

Alfred es un artista generoso, comprometido y agradecido con su público, esas luces que quisieron repetir por segunda vez, aquellas que viajaron desde París, Holanda o Cádiz para verle cantar o esas a las que le brillaban los ojos de emocion desde que la primera nota salió de su garganta. Anoche el catalán quiso estar más cerca de su público. Subió a una chica al piano. Alfred le propuso cantar. “Mejor canta tú”, le dijo ella nerviosa y emocionada. Le cantó La Ciudad mientras las piernas de la joven temblaban. Además, el autor de 1016 bajó del escenario hasta en tres ocasiones para ver las caras de sus fans que no pudieron dejar de sonreír ni un segundo. Uno de los momentos más emotivos llegó cuando Alfred le cantó a una niña Por si te hace falta mientras le regalaba una mirada llena de ternura y del amor más puro que hayáis visto nunca. El público no pudo evitar llorar de emoción.

Alfred García

Cuando hay trabajo, entrega y pasión, las cosas no pueden salir mal. Alfred siempre supo la música que quería hacer y no se dejó influir por nadie. Se rodeó de un equipo magnífico, unos músicos a los que necesitamos aplaudir porque sin ellos la música no sonaría igual. El de ayer fue un concierto histórico en el que pudimos ver el gran talento de este compositor que ha nacido para estar encima de un escenario.

A pesar de su timidez que se hace más visible en las distancias cortas, Alfred sorprende por su madurez encima del escenario que demuestra en el inicio de su tour en solitario. El joven del trombón domina el espacio de una manera sublime, se transforma y lo vive con intensidad. Es lo que pasa cuando estás haciendo de tu pasión un trabajo con el que te sientes plenamente feliz. Después de todo lo vivido y lo soñado, Alfred está siguiendo una luz eterna, la de la música con la que puede sentirse libre. Alfred ha cuidado cada detalle de la gira. Todo un acierto el piano en forma de planeta humeante que le da un punto original a la puesta en escena. El espectáculo adquiere mayor riqueza artística cuando vemos al cantante tocar todos los instrumentos que maneja, desde el piano, el trombón, la guitarra española y la eléctrica. La calidad del show es sencillamente brutal, a la altura del disco. Si es capaz de hacer esto con 21 años, no quiero pensar lo que tendrá preparado dentro de unos años. La banda, el vestuario, la producción, la iluminación. Todo suma para hacer un concierto impresionante que deja una importante resaca emocional.

Alfred García

Alfred, al margen de ser uno de los artistas más destacados del último año, demuestra sus grandes valores humanos que hacen que sus seguidores le admiren más de lo que ya lo hacían. El joven estaba cantando Amar Pelos Dois a capella y una chica gritó desde la pista. “Alfred, agua por favor, se está mareando”. A la vez que cantaba, se acercó a por una botella de agua y se la dio. Mientras que para cualquier otra persona podría haber pasado indiferente, para él no. Siempre se preocupa por su público y ayer volvimos a verlo.

Místico, auténtico y sobrenatural

Un concierto muy especial en el que se escucharon 1016, Et vull veure, El Himno del Prat a petición del público presente, Let me go, Madrid, Barcelona y Sevilla. Tampoco faltaron De la Tierra hasta Marte, Por si te hace falta, la mítica Que nos sigan las luces, Londres, La Ciudad y Wonder, entre otras. Además, ha interpretado algunas canciones de su paso por OT 2017,  Amar pelos dois, Insurrección y Vete de mí. Alfred cantó a capella el tema de Salvador Sobral, mientras 1200 personas aguantaban la respiración. Pura magia. La música no entiende de idiomas ni fronteras. Cuando te toca el alma, no hay palabras que puedan explicar lo que sientes. Anoche la gente lloraba y se emocionaba en español, catalán e inglés. Donde las palabras fallan, la música habla.

No quisieron perderse esta cita tan especial su padre Alfredo que grababa desde la gradas como es costumbre, su madre Chus, Itziar Castro, sus compañeros Nerea y Raoul, Alba Reche y Magalí, entre otros. “Madrid lo tienes todo. Los teatros y a Nerea cantando en el musical”, lo cantaba Alfred realmente emocionado en Madrid. “Va por ti Nerea”. La joven lloraba desde las gradas. “Nunca nadie me ha hecho un regalo tan bonito”, escribía después en su cuenta de Instagram.

Alfred García

Joe y Carlos Sadness, las sorpresas de la noche

Joe apareció por sorpresa para acompañar a Alfred con la guitarra en De la Tierra hasta Marte y volvió a repetir en esta segunda noche en la capital Carlos Sadness que interpretó No cuentes conmigo, su colaboración con el catalán. En cuanto a los invitados especiales, hemos echado en falta que invitara a cantar a alguien especial para los fans. En Por si te hace falta, hubiera sido un puntazo que estuvieran Ana o Roi, que Nerea le acompañase en Madrid o incluso alguien de la última edición con los que mantiene muy buena relación.

El solo que se marcó con el trombón fue uno de los momentos más especiales de la noche. El joven se despedía de Madrid con un hasta pronto y es que ha confirmado que volverá a la capital con una tercera fecha. Sus fans estuvieron en la sala Joy cantando durante 15 minutos cuando Alfred ya había terminado el concierto. Es el poder de la música y de un cantante y compositor que no deja indiferente, con el que reafirmas tu amor por la música. Alfred no tiene límites. Solo metas. Ayer lo demostró cantando en inglés, español y catalán, tocando todo tipo de instrumentos, interactuando con sus fans y en diferentes estilos, desde el rock alternativo hasta el melódico.

Necesitamos que nos lleve a su fascinante universo, en el que es muy fácil perderse, con el que buscas reencontrarte y no quieres escapar. Es todo lo que puede dar. No necesitamos más. Alfred está haciendo muy bien las cosas. Un artista con una carrera previsiblemente meteórica del que oíremos hablar durante mucho tiempo. Sigue callando a canciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *