ana guerra y cepeda

Ana Guerra y Cepeda, culpables de una noche inolvidable, presentan en exclusiva su primer tema juntos

ana guerra y cepeda

La Gira ImaginBank pasaba anoche por Madrid para recibir la música y el talento de Luis Cepeda y Ana Guerra que no dejaron a nadie indiferente. Los fans madrileños fueron privilegiados al poder escuchar su primera colaboración conjunta, Culpable o no.

La lluvia no dejó tregua durante las horas previas al show de Cepeda y Ana Guerra. Los fans de ambos corrían por las calles de Carabanchel para llegar al punto de encuentro lo antes posible. Todo merecería la pena por lo que iban a tener la suerte de vivir unos minutos después. El Palacio de Vistalegre, uno de los templos de la música en la capital tenía todo listo para acoger dos conciertos únicos que unieron bajo un mismo sonido la emoción, la entrega y la magia de un gallego y una canaria con mucho que contar y cantar. Sus miradas hablan y su corazón abraza a miles de almas que no pudieron despegar la mirada del escenario durante las más de dos horas que duró el concierto.

Diferentes en sus propuestas musicales, pero unidos por un sueño en el que hace dos años empezaron a caminar juntos y que ahora comparten en su despegue que supone su debut musical. Ellos saben bien la felicidad que supone trabajar de una pasión que desde que eran niños no han abandonado, por la que luchan día a día y siguen trabajando para dar su mejor versión.

cepeda

El vuelo más emocional de Luis Cepeda

Cepeda vuelta alto mientras en Londres no llueve y en Madrid ya ha salido el sol. Son sus seguidores los que necesitan recorrer su música y los delicados acordes de unas canciones que ya acarician el alma en estudio y que multiplican su magia en un directo que a veces es difícil de explicar, es para sentir. Cepeda fue el primero que nos regalaría sus propios temas en los que es fácil perderse y embriagarse porque su emoción se dispara desde que el compositor entona las primeras notas.

Empieza con Me da igual, en la que abre un concierto en el que vemos a un Cepeda entregado, intenso, que no deja de moverse por el escenario. A continuación llega el turno de Cuando no estés. Cuando miras hacia la pista y ves las caras de esa gente que ha estado esperando por ti y que se emociona con lo que haces, puedes estar seguro de que estás haciendo las cosas bien. Pero además de eso, te das cuenta que has nacido para estar ahí arriba. Porque no todo el mundo vale para esto. Pero tú si. Cepeda, tú tienes ángel y desde que te conocimos, lo sabemos y lo abrazamos.

cepeda

Cepeda mira hacia la pista y se emociona pero cuando mira hacia la grada descubre que esos fans aunque están más lejos,  lo viven con la misma intensidad. No se cree lo que está viviendo. “Esta imagen se nos va a quedar grabada a fuego, estoy seguro“. La belleza de sus letras es incuestionable. Sus fans vuelven a él porque su música sana y cuando llega alguien que llega para sacudirte las emociones de una forma tan letal, hay que quedarse a su lado. Ana Guerra aparece por el escenario. Sería la primera vez que cantarían juntos esta noche. Se sientan para interpretar un Llegas tú qué llega al corazón.

Esta vez te diría que vuelvas. Si sus seguidores pudieran hablar con él después de este concierto, seguro se lo pedirían. “La canción que viene ahora habla sobre no tener rencor cuando alguien desaparece de vuestra vida. Fuimos vida y fuimos vida con vosotros”. Y eso es lo que es canción desprende. Vida.

Llega el momento de una de nuestras debilidades confesables que lleva detrás un mensaje que te deja descompuesto. 723. Cepeda explica de dónde viene este número. “Mucha gente se pregunta, por qué 722, por qué 723. Y yo lo digo abiertamente, no trago a las personas que rechazan una vida humana“. El público aplaude. Y escuchamos una historia que lleva muchos nombres a sus espaldas.

cepeda

Escuchamos Imperfecto, Si me dices y Te quiero disparar. Sus seguidores se dejan la voz con No puedo vivir sin ti. La emoción no deja tregua y vuelve a aparecer con Pídeme la vida. Entonces parece que el tiempo se detiene con desnuda, un tema que te deja rota. La sensibilidad de Cepeda es capaz de todo. El cantante presenta a su banda y se despide. El público empieza a cantar Vuela al unísono. Vuelve Cepeda que permanece inamovible frente al micrófono. Ahora sí. Nos regala ese vuelo tan emocional y entonces se despide con Mi reino.

Ana Guerra, hay algo en ti

Despierta a quienes se niegan a reconocerlo

Sus fans corean su nombre cuando ven a sus bailarinas entrar en el escenario. Ya conocen a todo su equipo y saben que lo que tiene preparado la cantante no les va a dejar indiferente. Llega el momento de Ana Guerra que empieza con fuerza. Lo hace con Bajito, esa canción con la que los pies se mueven solos. No hay mejor forma de empezar para una artista que sabe cómo hacer bailar al público con esos temas que te renuevan de energía y también encoge el corazón con sus baladas. Esta vez brillaron más que otras veces.

ana guerra

Siguió con El Remedio y Con otra mirada. Y es que pensamos que es así, con otra mirada como debieron ver anoche a Ana los que critican y desmerecen su talento porque ayer la canaria rompió con todo eso. Nadie puede negar su valor. A continuación, llegaba el turno de Vete de Mí y una mítica que no puede faltar en sus conciertos. Lo Malo. Aunque esta vez, Aitana no le pudo acompañar, su público no quiso dejarla sola en ningún momento. Incluso se sabían las coreografías de cada tema que reproducían desde la pista.

Llegaba ahora una de las canciones más especiales de la cantante. “Se lo quiero dedicar a las personas que la compusieron y a mis compañeros de Operación Triunfo y en especial los que me acompañan esta noche”. Nerea, Raoul, Agoney, Famous, Mimi. Ninguno quiso perderse su concierto y disfrutaron como un espectador más.

Ana Guerra se sentaba al piano para regalar una balada inolvidable. Despierta. Ana, no abandones la emoción que provocas. Es tu mejor valor. Al igual que lo descubrimos cuando a capella y para sorprender a todos interpretó una versión única de Todas las flores. No miento si digo que pudo ser lo mejor de la noche.

ana guerra

Un viaje al pasado. Terrasa. 2017. El concierto seguía con algunos de los temas con los que la conocimos en la Academia. Fue increíble verla darlo todo en esa Bikina ya inolvidable o acompañando a las bailarinas con Sax o entregando su energía en Como te atreves a volver de Morat. Pero si hay una versión que se quedó grabada a fuego fue Cuídate. Lo hizo acompañada de alguien muy especial. “Nerea es de esas personas que sí saben cuidarte“, confesaba la tinerfeña.

El concierto terminaba con una sorpresa que sí fue inesperada. Ana Guerra invitaba a Cepeda a subir al escenario. Presentaron en exclusiva su primera colaboración juntos, Culpable o no, un dúo que gustó mucho a unos fans con suerte que ahora desean escuchar la versión en estudio. Volvió la magia y la emoción. Cepeda y Ana Guerra dejaron huella en una noche para el recuerdo.

1 thought on “Ana Guerra y Cepeda, culpables de una noche inolvidable, presentan en exclusiva su primer tema juntos

  1. Obrigada por este maravilhoso texto sobre Luís Cepeda e Ana Guerra. Dois artistas incríveis, com vozes e gostos musicais completamente diferentes mas que conseguem emocionar e criar magia em cada actuação. Felicidades e que continuem musicalmente a voar bem alto 🤗💙💜🎶

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *