carmen boza

Carmen Boza o cómo salvarse de la oscuridad y reconciliarse con la verdad

carmen boza

Carmen Boza presentó en el ciclo acústico Las Noches Gatas su segundo disco La Caja Negra y nos descubrió las nuevas canciones, esos secretos ocultos que esa chica gaditana ya no compartía en pro de su propia obra y que ahora desvela por necesidad, las que colocan a la cantautora andaluza en una de las artistas más consolidadas y honestas de la escena independiente española.

“Soy ya un poquito vieja y me sigo poniendo nerviosa cuando me subo al escenario”, fueron las primeras palabras que dijo Carmen Boza para dirigirse al público que rodeaba el hall del Hotel Barceló Torre de Madrid. La cantante y compositora empezó siendo honesta con su propia realidad y sus sensaciones como artista. “Me pongo más segura cuando me pongo insegura”, confesó. Y su intención se cumplió: que su verdad y energía sirviese por esa noche para reconciliarnos con el mundo de afuera que a veces nos hace olvidar la belleza de las pequeñas cosas. Dicho y hecho.

Carmen Boza inició el concierto con la Intro de las canciones de este último trabajo que aunque lleven tiempo en el mercado, siguen teniendo vigencia y poso en el recuerdo y el alma de los que le dieron una oportunidad, una escucha. Se escucharon con un sonido que se acerca al rock y al disfrute más gamberro Dámelo y Astillas que dejaron ver las heridas mal cicatrizadas y la vorágine en la que a veces se encuentra el alma por un desamor, la inseguridad o no “estar haciendo nada con tu vida”. A continuación. puso voz a un poema de Esparto. En un momento de incertidumbre que se encontraba inmóvil, sin saber hacia qué camino dirigirse surgió este tema ante “la inseguridad que te da que no va a pasar nada porque no estás haciendo nada”.

carmen boza

“La escribí en un momento de rabia, cuando pierdes los estribos pero te recuerdan que estás viva”, explicaba para dar paso a la siguiente canción Desconocidos, una de mis favoritas por la verdad que encierra y una emoción que se multiplica en un directo único y poderoso. Al igual que el discurso que mantiene entre canciones, tan necesario para entender su proceso creativo, donde además tampoco faltaron las bromas y las risas.

Nos encontramos ante una música oscura pero reconfortante, en la que habla de la complejidad de la vida moderna en un álbum muy personal que desnuda sus sentimientos más profundos. Su independencia artística (produce, arregla y compone sus propias canciones) se nota cuando se sube al escenario, donde fluye y juega con los matices que le permite su voz y los acordes de su guitarra eléctrica, siempre confidente.

Un disparo a la emoción

Carmen Boza fue intercalando los temas de su último álbum que tiene algo de éxtasis y desconsolado en un pop soul que navega por los sentidos con las canciones de su disco debut La mansión de los espejos. Es el momento de escuchar Sin salida. La sensación que tenemos cuando escuchamos a Boza es la de estar atrapados en el tiempo, en otra dimensión a veces difícil de explicar. Es bonito cuando eso sucede porque lo hace de forma inesperado y sin ser consciente hasta que te paras a pensar lo que acabas de vivir. Le siguió la canción que da nombre a este primer trabajo, donde Carmen Boza se atreve con un sinfín de giros que hacen de su propuesta algo tremendamente adictivo y atractivo en directo.

carmen boza

Disparó y dolió. Lo hace en cada una de sus canciones y en unas letras que ponen de relevancia su calidad como compositora y calidez como cantante. Llegaba el turno de Disparate que habla del cambio que provoca una mala decisión y reconocer que has perdido. Como contrapunto a esta historia de desamor donde hizo referencia con su humor particular a Fany de Las islas de las tentaciones, Carmen Boza escribió otra canción donde hace alusión a la indiferencia que demuestran ciertas personas en la que pide “dámelo todo ya”.

Seguían las confesiones amorosas cuando cantó a ese momento en el que discutes con tu pareja y ya nada vuelve a ser como antes y te preguntas qué pasará mañana. De esa incertidumbre nace Lo Dejamos. A continuación llegaba una que pertenece a sus inicios, Restos de mi verano mientras pedía Un golpe de suerte con mucho flow.

carmen boza

Hay sensibilidades que no saben fingir, que no tienen límites ni necesitan licencias, que simplemente son en una necesidad inalterable de explicar un mundo interior que en su momento se guardó en una libreta, en un arrebato pero que ahora no. Ahora fue compartido con el resto. Y ese cambio en un cantante es una de las cosas más generosas que no se olvida y más cuando se trata de una letra brillante y un sonido contundente, único y personal que reconcilia el alma y mejora cualquier espacio. Carmen Boza aporta distintos matices que salen de la naturalidad y de la energía de cada encuentro musical. Acto seguido una sonrisa en la cara de los presentes y es que la cantautora sabe conectar con los sentimientos más profundos de los jóvenes y mayores que ayer no quisieron perderse su magia, su esencia y su gigante abrazo.

La compositora llegaba agradecida al final del concierto con una de sus canciones más conocidas, Gran Hermano con un público entregado que le acompañó con palmas hasta el final en su realidad distópica basada en 1984 de George Owell y cerraba la noche con Octubre que acabó en ovación unánime.

carmen boza

Carmen Boza es un ser especial, como reza Mantra, una de sus canciones que anoche pudo escucharse en un concierto íntimo celebrado en un hotel del centro de Madrid que rompió con la oscuridad y dejó en el recuerdo buena energía y sensaciones de adicción atemporal. La artista gaditana dice lo que todos pensamos con una fragilidad especial que desde los primeros versos consigue que nos transportemos a un lugar al que no sabíamos que necesitábamos ir.

Un concierto que nos deja una reflexión: Boza es una compositora de deslumbrante virtuosismo que aunque asegura que le cuesta subirse al escenario por ser de esas creadoras que lo hacen en silencio entiende que debe hacerlo porque cuando compartes lo que llevas dentro se convierte en trascendental. El concierto de la cantautora fue trascendental cuanto menos en un abrazo para los sentidos que esperamos repetir pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *