anaju

El primer refugio de Anaju se llama ‘Me iré’

anaju

Hay canciones que viajan. Empezamos a escuchar y llegamos a su voz susurrada, íntima, cuidada. Cierras los ojos y te encuentras allí, en el sofá de la Academia donde se empezaron a forjar los primeros acordes, las primeras estrofas desdibujadas en una libreta de papel que ahora acoge canciones de un nuevo pentagrama vital, de un nuevo comienzo. Sin parecerse a nada ni a nadie porque tampoco lo necesita, Anaju se abre en canal con Me iré, su carta de presentación, personal y fiel a su esencia. De manera sutil y elegante, nos acerca al tipo de artista que es y quiere ser en un futuro. Nos perdemos en los altos, en el ukelele, en los silencios y en su voz que apela a la paz interior y la sensibilidad más profunda. Su entrada a la industria de la música no podría haber sido más acertada. Anaju nos dice “esto es lo que soy” y no hay nada más poderoso y generoso. Me iré suena a Anaju. Un sonido que es único, que nace de sus entrañas. Simple y profundo al mismo tiempo.

Necesitamos escuchar Me iré varias veces para apreciar todos los detalles y eso es lo realmente interesante de su propuesta artística, que  nada está hecho al azar, todo tiene un por qué y un sentido. “Tus gamas de grises se vuelven opacos”. Y entonces, de forma progresiva, a través del lyric video, hacemos un recorrido que coincide en letra y color: del blanco luminoso, pasamos a los grises claros llegamos a la oscuridad. Un proceso que refleja el principio y fin de una relación.

anaju

La tipografía de la portada y el videoclip, este último junto con Didac, han sido diseñados por ella misma, donde aparece el brazo de la cantante y un tatuaje que para algunos ya es familiar. Una canción que rescata sus recuerdos como su huerta de Alcañiz, su espacio de liberación, donde acude cuando necesita respirar. Por eso, cuando está baja de ánimos o necesita aferrarse a sus principios, a su tierra, a casa, acaricia ese tatuaje tan especial. El dúo Vonzo han sido los encargados de la producción que se asienta en un beat que enlaza un flamenco urbano con el acompañamiento del ukelele y el piano.

Anaju, la cantante que susurra historias al oído

En medio de un hábitat tan saturado como el musical, un soplo de personalidad y aire fresco siempre se agradece. Anaju es magnética, es de esas artistas que te atrapan porque son diferentes, que sin saberlo tienen ángel musical. En este primer single, ha demostrado que tiene gran calidad como compositora y este es solo el principio. La joven indica la dirección que quiere tomar después de enseñar sus capacidades y haber sorteado con nota el examen semanal de su versatilidad.

anaju

Cautiva el tiempo pausado de las palabras, la sencillez de la base musical, la sutileza del piano mientras que parece que se rompe mientras nos cuenta esta historia que más que eso hace referencia al sentimiento de querer olvidar y decir adiós a una relación. “Me iré pero tal vez hace mucho que me fui”.

Anaju se refugia y te envuelve en una calidad musical, susurrada al oído, sin prisas. Me iré es el dibujo de su tatuaje más personal en una propuesta repleta de intimismo y emoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *