Entrevistamos a Maialen: una sinergia inefable desde la verdad transformadora y el talento distinto

Maialen

Diosa de lo improbable, especialista en remover el torrente sanguíneo y los ritmos circadianos con lo mejor que sabe hacer y que ya forma parte  de ella: hacer canciones. Me gustan las personas valientes, la gente auténtica que con su verdad llega a lugares distintos, que habla de cosas importantes, que se salva con miedo. Maialen Gurbindo o Chica Sobresalto, es de echar el corazón por delante y dejar fluir. Especial y necesaria en un universo a veces contaminado de estereotipos y falsas apariencias.

La joven es el ejemplo de que ninguna oposición es más sacrificada que luchar por una pasión igual de difícil (“puñetera”) que transformadora. Maialen es el sobresalto que necesitamos para sentirnos vivos, la cantautora que sabe cómo domar a los monstruos, los suyos y los nuestros y formar una fiesta que revoluciona los sentidos y hace estallar por los aires las petazetas.

Nunca fue la concursante típica de un programa como Operación Triunfo pero fue la mejor revelación de la edición. Acostumbrada a los espacios íntimos, con poca gente y acompañada siempre de su guitarra, Maialen se enfrentaba a uno de sus mayores retos, salir de su zona de confort, alejarse de ese estilo tan marcado y crecer. A pesar de que al principio, le vimos insegura, su trabajo y perseverancia le han hecho llegar muy lejos. Siempre llevándose a su terreno las canciones y regalando grandes actuaciones como Sargento de Hierro o el explosivo dúo Con altura en la versión de las Ginebras con Anaju.

Maialen

Para muchos, finalista por justicia, siempre respirando personalidad y autenticidad y con un mundo interior fascinante que ha hecho que sea una de las concursantes más queridas por el público. Todos hemos ganado en salud mental teniendo cerca a Maialen, ya sea a través de la pantalla o sus compañeros con un trato más cercano.

Para ella entrar en Operación Triunfo ha sido volver a la adolescencia, solo tenía que preocuparse de sacar adelante la canción de la semana. En ella no ha cambiado nada, solo ha mejorado. Su esencia sigue siendo la misma. La que conocimos en el casting con las cosas claras y una sensibilidad muy especial.

Maialen

Llegó con Nuestra canción en la gala 0 algo nerviosa pero con un estilo muy personal que enseguida enamoró al público y al jurado. La gala 2 empezó con su primer dúo, cantando Sinmigo con Bruno que disfrutó mucho. Un contraste de voces que juntas sonaban muy bien con la dulzura que requiere este tema. La gala 3 fue el momento para unir el talento navarro íntimo y emocional que surge de Maialen y Anne que nos regalaron una actuación muy bonita con Ilargia. Después fue el momento de cambiar de registro con una versión de Semilla Negra que la joven compartió con Nick.

La gala 4 fue un antes y un después de su paso por Operación Triunfo. Su primer canción en solitario, Dinamita con la que Maialen se aseguró la salvación. Vestida con su traje de superheroína, hizo lo que mejor saber hacer: cantar con su verdad por bandera. También tuvo oportunidad de probar con el inglés en un dúo muy potente con Flavio cantando Perfect day. Uno de sus mejores dúos fue Con Altura, donde se vio que Maialen puede ser intimista pero también explosiva, disfrutar y mostrar su lado más guerrero a nivel artístico.

maialen

Andar conmigo fue otra de sus actuaciones en solitario, una canción que hizo propia, de la que disfrutamos y dónde se iba acercando a una seguridad y confianza que crecía con el paso de las galas. La siguiente fue una actuación con mucha fuerza, completamente distinta a lo que habíamos visto de ella y de su carácter artístico, Just a girl. En la gala 9 nos regaló Dance Monkey, contagiando esa energía positiva y ese buen rollo que también sabe transmitir en los retos de este estilo.

La gala 10 fue una actuación transformadora, potencialmente emocional, donde Maialen se dejó el alma y nos dejó el corazón roto. Nos olvidamos de todo. Nuestra mirada se fija en lo que nos está contando. Caen las lágrimas, de principio a fin. Inolvidable y mágico.

Después llegó Should i stay or shoul I go” para dar paso a su última actuación, Si te vas, una que nos permitía ver sus virtudes y las razones por las que en nosotros había generado algo tan especial, único, insustituible y necesario.

De los garitos vacíos donde casi nadie escuchaba, compartiendo charla con el sonidista y vendiendo discos a la salida, a entrar en un programa mediático que allana el camino y te ayuda a volar. Ahora todo va a ser diferente. Muchos querrán escuchar y quedarse las horas que haga falta, compartiendo canciones y sanando heridas. Para Maialen es un choque de realidad que no se creerá hasta que suceda.

Inefable. Se dice de aquello que no puede ser dicho, explicado o descrito con palabras, generalmente por tener cualidades excelsas. Ella no necesita explicación, con ella todo es diferente, es casi catártico. Maialen solo necesita que sientas porque camina, construye y hace las cosas con alma. Y las cosas que son hechas así, solo pueden salir bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *