Miriam Rodríguez: volver a respirar emociones

miriam rodriguez

Las calles de Madrid en silencio y una cantante con ganas de recomponer sus Cicatrices, las que le han llevado a hacer su primera gira en solitario por todo el país. El directo de Miriam Rodríguez es una experiencia sensorial inigualable que necesitas revivir una y otra vez. Cada cita con la leona es única e irrepetible. El público inundaba el espacio de una energía muy poderosa. Lo hicieron coreando Hay algo en mí, Lo haremos bien y Conmigo suficiente antes de que la cantante que se ha convertido en la banda sonora de sus vidas apareciera por el escenario. Sus seguidores se entregaron en cuerpo y alma. Hasta que apareció ella. La mujer de melena rizada, la de la sonrisa eterna y la que respira la música que sale de las entrañas para gritar libertad. Le acompañaba Josemi, su guitarrista al que todos sus seguidores conocían de tantos conciertos y kilómetros recorridos al lado de la gallega.

La música sabe hacer justicia con esas personas que lo luchan y no dejan de trabajar. Miriam es vida y fuerza encima del escenario, es desgarro emocional a golpe de guitarra que te mira y te desarma. La gallega tenía mucho calor en la tarde del domingo pero eso no impidió que se dejara la piel. Fue la que puso el broche de oro al ECI Music Fest. La misma que transforma el sonido del silencio y recuerda la nostalgia del pasado, la que le hizo reconstruir sus emociones a base de nóes que la artista ha convertido en un sí rotundo.

miriam rodriguez

Miriam Rodríguez volvió a esos primeros años en los que se ganaba la vida cantando en las calles de Madrid que entonces era testigo de un talento que se escondía entre los acordes de esa vieja guitarra, la misma que le ha llevado hasta donde está ahora. El recuerdo se hacía presente entre las notas musicales de unos temas que hicieron temblar al público madrileño que unieron sus voces para gritar un sentido Conmigo Suficiente, un NO! ensordecedor y un Sin Rencor que viene para respirar. Precisamente esto es lo que hace Miriam antes de entonar las primeras notas de sus canciones. Suenan los primeros acordes de Conmigo suficiente y la locura se desata. Minutos después, se hace el silencio para escuchar y disfrutar de la voz de Miriam. “Silencio en la calle, no me lo puedo creer”, dice la cantante. Respira hondo, mira hacia arriba, se prepara y entonces presenciamos el renacer de una cantante y compositora que no tiene límites. “Grítaselo fuerte, Madrid”, animaba a su público una artista que no conoce otra forma de libertad que no sea encima de un escenario, con su guitarra a cuestas y mil historias por contar.

Madrid quería más. Pero no quedaba tiempo. Era el turno de la firma de los discos y los vinilos de Cicatrices donde los seguidores de la artista la iban a poder abrazar y decirle lo importante que es su música para todos ellos. “Adiós, peque”, Miriam se despedía de sus fans con una sonrisa que no desaparecía. Atenta y entregada, humilde y cariñosa con cada persona que se acercó durante la tarde del domingo. Tú siempre, sí. Nunca lo olvides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *