‘Pídeme’, la elegante balada destroza-corazones de Mireya y Raoul

Pídeme es la esperada colaboración de Raoul Vázquez y Mireya, una emotiva y profunda balada que cautiva desde las primeras notas y silencios

“Pídeme que no me vaya”, reza la letra de la colaboración entre Raoul y Mireya y lo cierto es que después de escucharla se lo pedimos con los ojos cerrados porque lo que nos presentan es un ramillete de sentimientos honestos y trabajados a fuego con el corazón en la mano que convierten este viaje en sacudida emocional y fuerza desbordante. La elegancia y la pasión se unen en un ritmo frágil y fuerte que luce perfecto cuando las voces de ambos se unen.

Pídeme es lo que pasa cuando las palabras faltan y las lágrimas sobran. En este tema encontramos un sentimiento de amor y rabia que abraza el contraste. Raoul, con los ojos puestos sobre el cielo y Mireya, y su poder arrasador. Inundada de nostalgia, humanidad y arrepentimiento, Pídeme es el reflejo donde nos miramos. Es decir adiós con gesto de súplica. La letra te araña directamente y duele porque supone el fin de una etapa, una amarga despedida, una unión que se apaga.

“Tengo miedo a quedarme solo y siento que si salto y no estás, nunca más volveré a confiar”. En el verso de Raoul encontramos dibujado el miedo y la falta de autoestima. Nunca una canción había sido tan real, había dolido tanto. Las primeras notas te obligan a llorar para dejarte el corazón destrozado, al final. Pero lo que duele, sana y lo único que necesitas es escucharla en bucle.

Mireya compuso esta canción hace algunos meses, se la enseñó a Raoul y él no dudó en acompañarla. El resultado es excelente, cuidado, donde encontramos que las cosas bien hechas son las que se hacen esperar. Después del lanzamiento de Cuando tú te vas, ya teníamos ganas de escuchar algo nuevo de la malagueña. Su regreso ha sido por todo lo alto, al lado de su compañero de profesión y confidente desde su paso por Operación Triunfo, Raoul Vázquez. Su complicidad y su talento quedan sellados en esta balada de emoción incontestable.

La interpretación es precisa y trabajada desde el alma, algo que ocurre cuando la música se convierte en tu refugio. Dejar volar tus sentimientos, que tu historia sea universal y que tus lágrimas sean las suyas, las nuestras. Mireya, es voz desgarradora, al tiempo que es limpia y débil. Por desgracia, un talento descuidado por muchos (hay que darle una oportunidad). La joven tiene talento y mucho que enseñar. Raoul es dulzura y pasión arrebatadora, lo que te cuenta siempre va directo al corazón. Ambos son imbatibles. Desnudez y verdad. Una colaboración con ángel, vestida de magia y profundidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *