Crónica ‘OT 2018’: el inolvidable debut de una generación que viene pisando fuerte

 

El viernes estuvimos en la primera parada de la gira de ‘OT 2018’ en Madrid. Así lo vivimos

Aire y emoción con sabor a revolución. Se palpaba en un estadio al que se unieron más de 14.000 voces cantando a un mismo son. Una noche apoteósica en la que todas nos sentimos gladiadoras construyendo la ciudad de la música que no entiende de fronteras, de idiomas ni banderas. Una generación del talento joven (‘OT 2018’) que gritó la importancia de ser tú mismo, rodeada de un montón de gente que fueron testigos de que los sueños se cumplen.

No había empezado el concierto y la gente amenizaba la espera gritando “lolololo”, cantando Somos al unísono o animando a una de sus favoritas coreando su nombre. “Alba Reche, Alba Reche, Alba Reche”. Empezaron a llegar los familiares de los protagonistas. Los primeros fueron los padres de Famous que se hicieron fotos con todos los que se acercaron a conocerles, la familia de Alba, la de Sabela y finalmente, los padres y hermanos de Natalia. Nadie quiso perderse esta cita tan especial. Tampoco un público que llevaba horas (desde las 6 de la mañana), incluso días esperando en la calle para poder ver de cerca a sus favoritos. Banderas de Venezuela, pancartas para apoyar a Marta, un grupo de rechistas muy entregadas cantando La Llorona con un pañuelo amarillo, un fandom que dio su apoyo a la ilicitana sin olvidarse del resto. También corearon a Sabela, Famous, Julia y Natalia. Tampoco faltaron las banderas del colectivo LGTB (una de ellas la cogió Marta al final del concierto), ni las camisetas en apoyo a Natalia Lacunza.

OT 2018

Para estar empezando en el mundo de la música (recordemos que es la primera vez que dan un concierto delante de tantas miles de personas y tenían los nervios a flor de piel), hay que elogiar su trabajo. Los 16 concursantes de OT 2018 deslumbraron en su primera parada de la gira que tuvo lugar en el Wizink Center de Madrid. Ya no son los que conocimos en la Academia, han crecido muchísimo y, anoche lo demostraron con los mismos temas que defendieron en el plató del programa. Fue una noche intensa en la que hubo tiempo para baladas, una buena txaranga, reggaeton y canciones que subieron la temperatura del recinto e hicieron saltar y bailar a los asistentes. Se acerca la hora del concierto. El equipo de baile se prepara entre bambalinas con la supervisión de Vicky Gómez. También se asoman por detrás del escenario Alba y Famous que saludan al público. Todos se unen en un abrazo. Las luces se apagan. Empieza el espectáculo.

Natalia y Famous

This is me da el pistoletazo de salida a una noche en la que las caras de emoción y felicidad se podían ver en la madre que acompañaba a su hija, la pareja que bailaba sin parar o las amigas a las que se les escapaba una lágrima. Si hay algo bonito del fenómeno de Operación Triunfo es que es capaz de unir a personas de todas las edades a través de un lenguaje universal que es la música. Alfonso inundó de ritmo latino el recinto con su Pégate. No faltó el baile tampoco en su dúo con Sabela con Échame la culpa.

Sabela, el triunfo de ser tú misma

La galleguiña volvió a demostrar su versatilidad y nos dejó con la boca abierta con una actuación explosiva de El cuarto de Tula, en la que demuestra también su talento para el baile. Sabela es de esas mujeres valientes que no tiene límites.

La joven dio visibilidad a la lengua gallega con Benditas Feridas. Es capaz de hacernos bailar al ritmo cubano y emocionar con su sensibilidad. “El Cuarto de Tula es el claro ejemplo de que la música es un arte social que no entiende ni de fronteras, ni de muros, ni de nada”, finalizaba una Sabela que provocó la ovación del público.

Sabela
Foto de Ana Márkez

Joan interpretó Bed I Made para su tema en solitario con el que vimos el gran directo que tiene y la sensibilidad que desprende con su guitarra. En su dúo junto a Marilia nos llenamos de energía positiva con Another day of sun del musical La la land. Por otro lado, fue muy emocionante escuchar la versión de Vivir de Julia y Dave que nos tocó el corazón por el mensaje que transmite. El gaditano quiso recordarlo al terminar la actua ción. Sin saberlo, han dado fuerza a las personas que sufren la enfermedad.

OT 2018

Dave puso el estadio patas arriba con su Rock’n roll Boomerang. Lo defiende con una fuerza que hace que no puedas parar de moverte. Todo un acierto haber elegido esta canción que tan bien le sienta para la gira.

Julia, la sensibilidad desgarradora

La emoción de Julia se multiplica cuando tienes la oportunidad de escucharle en directo. Se rompió en el escenario y nos regaló una de las actuaciones más emotivas de la noche con 90 minutos.  Una sensibilidad que atrapa. Cuando abre la boca, tienes la sensación de que estás escuchando un disco. Y eso es muy heavy. Me gusta definirla como la mujer de la emoción. Todo lo hace con una verdad que enamora. Esto se volvió a sentir en su segundo dúo de la noche, esta vez con Carlos Right y Mi historia entre tus dedos.

Julia y Dave

Famous empezó fuerte la noche con 1,2,3 con María. Fue una fantasía verles perrear juntos. También fue especial la presentación de María a África. “Llevo con ella desde la fase 2 del casting de OT, dormimos juntas en todos los hoteles, dijimos: ¿te imaginas que entramos en la Academia? Pues entramos y estamos aquí. Una persona que tiene una voz que no se puede explicar”. Llegó África convertida en una diosa con su versión de God is a woman de Ariana Grande. Personalmente, me hubiera gustado que cantasen juntas África y María con Friends. También eché en falta el explosivo dúo de Famous y Alba con Fast Car y el de Natalia y Damion con Lo Siento. Pero, finalmente se decantaron por Perfect, supongo que por las preferencias de los concursantes. Vimos una de las actuaciones más comentadas de la noche por la complicidad que desprendían África y Damion que sellaron con un beso que causó el furor del público presente. Damion hizo magia con su guitarra al ritmo de Give me love. Ha pasado de cantar en Preciados a iluminar y enamorar a todo un estadio. Los sueños se cumplen.

Marta Sango
Foto de Ana Márkez

María y Marilia, una dualidad brillante

María, icónica y mujer explosiva, rompió el Wizink Center con Voy en un coche. Nos dejó extasiados a todos. Marilia tuvo la oportunidad de cantar Hasta la raíz, un tema que tiene marcado en su alma desde hace años. Con ella, morimos de amor siempre. No hay quien se resista a esta ricurita que anoche estuvo fantástica. Los chicos cocodrilo salieron al escenario para dar voz a uno de las temas más esperados de la noche que la gente no dejó de bailar ni un segundo. Carlos y Miki inundaron de alegría y energía positiva el antiguo Palacio de los Deportes.

Famous

Miki y Carlos, los reyes de la fiesta

En sus temas individuales, Carlos sonó increíble con Everything, mientras que Miki nos trajo una fiesta inolvidable con Una lluna a l’aigua y La Venda, con la que reventó el estadio con 15.000 personas entregadas a él y su arte. Incluso sus compañeros se unieron a bailar con el catalán en el tema que representará a España en Eurovisión. Sin duda, fue uno de los mejores números de la noche. Miki es fiesta, energía, buenrollismo. Tiene una conexión muy especial con el público que no tiene todo el mundo. A ellos les pregunto cuánta gente había de Madrid, de España y de fuera de España. Además, se dirigió a las personas de las gradas laterales, diciendo que no se olvida de ellos, a pesar de que siempre miraban al centro del recinto.

Noelia, huracán emocional

Por su parte, Alba y Noelia demostraron su potencial vocal con Respect. Sus voces combinan a la perfección, cada una en su registro. Un dúo con mucho poder que merecía su hueco en la gira de ‘OT 2018’. Noelia en directo te deja sin palabras. La malagueña puede llegar adonde quiera. Su talento es infinito. Anoche lo demostró con Stone Cold, un tema que significa mucho para ella, tal como ya contó en la Academia y quiso recordar al acabar la actuación. “Me deconstruí y me volví a construir”. Imposible no emocionarse.

Marta, el poder femenino

Por su parte, la presencia escénica de Marta fue sorprendente con un One more try emocionalmente insuperable. Su fuerza al pisar el escenario, su poder y su talento no se olvidan. En September, su dúo junto a Famous, demostró que el flow corre por sus venas. Una mujer imparable.

Famous, éxtasis musical

Famous no deja tregua. Su capacidad vocal y su garra hicieron vibrar a todo el estadio. Desde Uptown Funk, And I Am Telling You (una obra de arte que le hizo ganador) hasta el explosivo dúo de Feel It Still junto a Natalia. No hay mejor pareja musical. Lo hacen todo bien, tienen un talento y una energía musical que no se puede aguantar. Famous tiene eso que tienen las estrellas internacionales, esa luz y esa fuerza que asusta por su juventud. Deslumbra encima del escenario y se gana el cariño del público cuando los focos se apagan. Tímido y explosivo, lo tiene todo para triunfar.

Alba Reche

Alba Reche, su alma llora emoción

Alba Reche pisaba el escenario con fuerza para interpretar su primer tema en solitario, She used to be mine. Su voz rota y sobrenatural se nos clavó muy dentro. Hasta la mismísima Sara Bareilles se ha quedado flipando con el talento de la Reche (le ha felicitado a través de las redes sociales). Abraza la emoción cada vez que se pone frente al micrófono y es imposible no dejar caer la lagrimita. Su talento ha atravesado fronteras. Ha sido un momento realmente mágico, el público iluminando con sus linternas y Alba, rompiendo de emoción a 15.000 almas  con una sensibilidad que atrapa y te conmueve.

Con La Llorona no podemos despegar la mirada. Alba Reche hace historia cada vez que sale al escenario. Su segundo dúo de la noche llega con Toxic, acompañada de Natalia, con el que enamoran y suben la temperatura con un baile explosivo (echamos de menos una puesta en escena más currada, adaptada a la actuación de OT) y unas miradas con las que se buscan y se admiran como dos animales salvajes con mucho que decir. Incendiaron el Wizink y nuestros corazones.

Natalia, delicada, emotiva y auténtica

Natalia Lacunza

Natalia, mujer deslumbrante con un talento de otro planeta, da sentido a la música con su presencia. Sale al escenario y el silencio inunda el estadio. Sentada al piano, tiembla como si fuera el primer día que lo hace. Parecía que se iba a desmayar de un momento a otro. Su alma grita libertad, pero también aparecen los nervios y el miedo de desnudar sus emociones ante más de 14.000 personas que la escuchan con atención. The Scientist fue una de las actuaciones más bonitas del concierto, una de las más emotivas y honestas. De esas que no se olvidan fácilmente, esas que dejan en el alma una buena dosis de resaca emocional que no se va tan fácilmente como una cabría pensar. Inolvidable, auténtica, especial. Al final, ella pidió perdón a todos los pianistas del país. No tenía por qué. Su valentía y la luz que desprendió en su actuación es para darle las gracias. Una y mil veces. Gracias.

Natalia Lacunza

Natalia es la solvencia de la juventud, la perfección y la profesionalidad de alguien que sabe lo que hace. Ha nacido para estar encima de los escenarios. Amas tu trabajo, la música y eso es maravilloso. Se nota en cada movimiento, en cada nota que sale de tu garganta, cada mirada, en tu delicadeza y tu magia. Me gusta tu fuerza, tu valentía, tu inagotable talento. Nunca nadie te lo puso fácil. Y tú, seguiste ahí, dando guerra hasta llegar hasta aquí. Todo un ejemplo. El mejor ejemplo.

Lo mismo te deja rota emocionalmente como te hace bailar lo más grande y crear una fiesta como hizo con la mítica Seven Nation Army. Eso solo lo consiguen las artistas completas y versátiles como ella. Brilla como compositora, te vuelve loca con sus bailes hipnóticos, emociona con una balada y te hace saltar de alegría hasta casi tumbar al Palacio. No hay nada que se le resista. Tampoco podemos olvidar Este amor ya no se toca, con tres mujeres que creo que serán las que tendrán una carrera musical a largo plazo con la que poder defender su esencia y  luchar por el tipo de cantantes y compositoras que quieren ser. Julia, Natalia y Alba nos regalaron una actuación épica.

OT 2018
Actuación de Damion

“Resulta que nosotras compusimos una canción dentro de la Academia. Una canción que hablaba de una ciudad, donde no hay odio, dónde no hay rencor, dónde prevalecen el amor, el respeto y todo lo bueno”. Así presentaban Julia y Natalia ese Somos que compusieron en la Academia, en la que fue su casa durante tres meses que le dio la oportunidad de cumplir sus sueños. De cantar en la calle, en el metro y en los bares de su zona han pasado a hacer historia ante 15.000 personas en un concierto multitudinario. Son la generación de la revolución que brillaron en una noche única y especial en una ciudad que necesita verles luchar y alzar su voz durante muchos años.

2 thoughts on “Crónica ‘OT 2018’: el inolvidable debut de una generación que viene pisando fuerte

  1. Dioooooooossss, que comentario mas lindo, creo que nadie pudiera haber dado tanta emoción al describir semejante espectáculo, como lo acabas de hacer tu, describiste cada uno de los triunfitos con una verdad que llega al alma de quienes vimos el programa y hoy por hor hoy no podemos verlos en los conciertos…estoy super orgullosa de tí, sin conocerte…pero tus letras me encantaron…Felicitaciones…!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *