El resurgir de Aitana con ’11 razones’, pop luminoso, juvenil y empoderado

Aitana lanza un disco que plantea un punto de inflexión en su carrera, una vuelta al pop de los 2000 con mucha fuerza y presencia rockera

Aitana

Hay impulsos que te hacen crecer, amarres al corazón que llegan inalterables después de desnudar tu propia historia. Aitana conquista nuevos territorios musicales en su versión más honesta, con el cambio impreso entre sus versos. Un disco coherente y preciso que puede convertirse en la gran joya musical de las nuevas generaciones.

11 razones es una carta abierta a los sentimientos que anidan durante una relación, donde se pasa por diferentes estados de ánimo. Desde el enamoramiento, pasando por la ruptura, el rencor y el adiós definitivo hasta llegar al amor propio y el empoderamiento. Mujer de magia y corona y artista en pleno crecimiento, Aitana avanza hacia una evolución orgánica y una libertad creativa y personal que no suelta en ningún momento. Todo conecta y funciona como un reloj. Hay que escuchar el álbum en orden para entender la historia completa. A golpe seco de guitarra y un contundente sonido de las baterías.

Una carta abierta a los sentimientos

Canción a canción

Aitana

 

No te has ido y ya te extraño. Es el arranque que explica lo que está por venir. Con el rasgado del vinilo y una entrada poderosa de la batería que a lo largo de todo el álbum tendrá un peso importante, Aitana nos acerca a la primera pieza de una historia de amor, la primera razón que necesitamos conocer para entender todo el resto. “Nada queda si tu ya no te quedas”, dice la canción.

– (Menos). Es una de las primeras colaboraciones que encontramos en el disco, muy acertada, con Pole y Alvarito Díaz. Sus voces encajan a la perfección y nos regalan una canción con mucha fuerza. Una que necesitamos en bucle. El final a dos voces es muy lúcido. Aitana da muestra una vez más de su incuestionable calidad vocal.

Aitana

Estupidez. La colaboración con Beret es explosiva con una letra que da un salto en calidez. Es interesante descubrir el contraste sonoro que encontramos con las voces de ambos. La letra habla de esa fase de enamoramiento en la que te mueres de ganas de ver a la otra persona y perseguir ese amor que ha dejado huella en ti.

X (Por). La historia sigue la línea de algunas otras que reivindica el amor sano, en lugar de jugar con tus sentimientos. Tiene una fuerza imparable y una emoción que anida en cada uno de nosotros de una forma única y especial. Unas palabras que transportan a un recuerdo que muchos han vivido y del que luego han necesitado huir. Es un tema que no tiene fisuras, solo una musicalidad que deja huella y sigue la estela de todo el disco.

Aitana

Corazón sin vida. Quizás es una de las más distintas en cuanto a sonido pero que tiene un espacio entre las canciones que es igualmente relevante. Reconocer un corazón roto, devolver los besos y las cartas mientras que la unión de Yatra es la otra mitad donde encontramos el arrepentimiento. La canción cuenta con un estribillo muy pegadizo que no hemos podido dejar de cantar desde que salió.

: (Dividido). Escuchamos el sonido atractivo de una guitarra y la luz (de eso hay mucho en esta canción). Luminosa, rockera y sincera, donde falta la fuerza y la magia de una artista que sube un peldaño más que interesante. Es el reconocimiento de un amor que sabes que no es sano, al que debes dejar marchar aunque por otro lado sientes que duele más dejarlo atrás . Pero esa luz que encontramos en su interior hace que la enseñanza más importante sea escuchar tu corazón, una decisión que cuesta tomar pero de la que cuando lo haces te sientes orgullosa. “Me duele una vida contigo pero me duele más dejarte atrás”, dice la letra.

Aitana

Cuando te fuiste. Escuchamos el sonido de la guitarra acústica y un sonido muy pop de antes, de los que faltan, de los que revelan un nuevo sentir que crece con el peso de la batería que caracteriza todo el disco. Sobre amor propio, de volver a quererse después de una relación surge este tema tan especial que alaba la sororidad.

La unión de Natalia Lacunza es caballo ganador. Una de nuestras favoritas que brilla desde el principio. Que sana el corazón roto y abre un mundo lleno de posibilidades y segundas oportunidades para ti misma, donde solo importa que tú estés bien y que nadie te corte las alas.

Las rosas son una referencia constante, a la que siempre acude la cantante porque es un símbolo del amor ¿Que nos quiere decir Aitana con esto? Además de esto nosotros lo entendemos como una metáfora que hace referencia a las luces y sombras de una relación. Que como las flores florecen y marchitan.

+ (Más). Con esta colaboración de Cali y el Dandee surge la necesidad de crear un disco con un sonido más colorista, fresco y juvenil que revive la nostalgia del pop de antes y que tiene lo mejor de la música actual. Pura sensibilidad y rock.

Si no vas a volver. Aitana sigue apostando por la fuerza musical, sin frenos y límites explorando un nuevo sonido más desenfado y clásico con una visión más rockera y poderosa. Esta canción es adictiva, perfecta y necesaria para escuchar en un viaje en coche a todo volumen o en directo con toda la adrenalina disparada.

= (Igual). Es una carta abierta al desamor. La despedida a un amor tóxico que habla de un engaño que solo te hizo daño. “Ya estoy mejor y que ya empecé a olvidarte”. Empieza intimista hasta romper fuerte en el estribillo. Estás bien pero en realidad no. una canción explosiva que acaba en confesión, de menos a más, donde encontramos un contraste de sentimientos. Empiezas a superar la ruptura y a estar bien pero en el fondo solo necesitas estar con esa persona. “Porque está mal estar sin ti, porque sin ti nada es igual”, donde sigue una importante presencia de la batería.

Un abrazo en mitad de una pandemia

El final es tremendamente acertado. Escuchamos el eco de Aitana desde la lejanía, una voz limpia y precisa que después se escucha poderosa. Temazo.

11 razones. Es el mejor cierre para este disco, donde Aitana recoge todos los títulos del álbum para dar sus 11 razones para olvidar una relación tóxica. Un sonido rompedor, donde la batería sigue contundente y su voz sigue imparable. Uno de los grandes temas del álbum.

Aitana

Aitana sigue trabajando con Andrés Torres y Mauricio Rengifo los que son sus productores habituales que desde el principio entendieron e hicieron brillar el sonido de Aitana en esta segunda etapa musical.

Consciente de que cada disco ha sido escrito en una etapa diferente de su vida, Aitana da un paso más en calidez, valentía y arte genuino para su segundo álbum que rompe con la estética y un sonido más comercial que Spoiler, dejando un trabajo quizás más personal, rockero y desenfadado. Más coherente, evolucionado, lleno de vida y verdad. Suena actual y está mucho más dirigido que el primero donde la joven experimentó con estilos más diversos y apostó por el latin pop.

Después de la primera escucha de 11 razones, de una música tan emocional y real, que sana y duele, nos gustaría decirte, Aitana, desde el silencio de la habitación y aún con la adrenalina sobre la piel, que No te has ido y ya te extraño. Cuanto + (Más) desnudez creativa – (Menos) duele esa herida,  menos monstruos bajo la cama y menos rosas envenenadas. Abrazamos la Estupidez y las mariposas en el estómago cuando nos enamoramos. X (Por) esa persona, que dejó promesas al aire y un Corazón sin vida que se prepara para la despedida. Este disco es conquistar los miedos, un dividir de las emociones que deja un trozo, una pieza diferente en cada uno de nosotros. Es estar bien y contigo Cuando te fuiste. Es encontrarse con una mujer empoderada, consciente de que Si no vas a volver, lo mejor es cantar y repetirte a ti misma las 11 razones. Un gran disco que recupera un sonido que ya necesitábamos en nuestras vidas.

Aitana, gracias por este regalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *