La serie italiana ‘Curon’ triunfa en Netflix: una historia sobrenatural que sugiere personalidad

Curon es la serie fantástica y familiar que está triunfando en Netflix

curon

No hay guionista que pueda resistirse a explorar el género sobrenatural en algún momento de su carrera. Netflix ha sido cantera para muchas propuestas enfocadas en este ámbito. Cuando algunas han sido muy exitosas como Dark, es muy complicado superar el resultado y llenar ese vacío. Sin embargo, Curon sabe jugar muy bien sus cartas y ofrece una ficción muy intensa de principio a fin, sin llegar a ser la típica serie normativa de este género. La producción llega a la plataforma para dar un paso más, en una atractiva mezcla entre lo familiar, lo misterioso, sobrenatural y legendario.

Ambientada en un pueblo donde pasan cosas muy extrañas, la creación de Ezio Abbate, Ivano Fachin, Giovanni Galassi y Tommasso Matano basada en hechos reales, es un relato que aporta madurez sin perder personalidad. En esta serie encontramos referencias con El Resplandor y la ya mencionada Dark en términos del género donde se asienta la historia pero al mismo tiempo se da peso a las relaciones personales y familiares, un punto que ayuda enormemente a empatizar con los personajes. En este sentido, Curon es un drama sobrenatural que llega con un aire fresco para entretener al público que se encuentra en Netflix y construir una nueva pieza en el universo de ficción. Después de Luna Nera, último estreno italiano centrado en magia negra y brujería, se necesitaba una ficción sucesora que pudiera ofrecer algo tan interesante como su antecesora que recibió muy buenos comentarios.

curon

Norte de Italia. Un lago rodea el campanario, enclave principal de Curon. Anna (Valeria Bilello) regresa al pueblo de infancia para cambiar de aires y olvidarse de las prisas de Milán, una ciudad en la que no reconoce su verdadera esencia. Viaja con sus hijos mellizos Mauro (Federico Russo) y Daria (Margherita Morchio) y se acomoda en el hotel que regentaba su familia desde que era una niña que hasta ahora había permanecido cerrado. La bienvenida es fría. Nadie del pueblo quiere verles allí. Ni siquiera el padre de Anna. Pero se quedan y esa decisión les cambiará la vida para siempre.

Algo revelador sucede cuando Lukas, compañero del instituto de Mauro y Daria empieza a tener comportamientos extraños. La leyenda que arrastra Curon es cierta. La historia cuenta que cuando alguien oye las campanas, significa que está marcado por la muerte. Del lago, sale un doble que refleja la parte oscura de la persona. Sobre esa línea argumental se sostiene la trama a lo largo de los siete capítulos que mantienen la intriga y la tensión. El otro lado de la historia representa los sentimientos de unos jóvenes que salen de fiesta, se divierten y echan de menos su casa de Milán. Daria es una adolescente guerrera, sin pelos en la lengua que parece estar enfadada siempre. Su hermano, Mauro es un chico que sufre sordera, menos visceral, más lógico y con buen corazón, aunque lo cierto es que ambos lo tienen.

En el terreno de la interpretación, el trabajo está muy bien hecho. Desde la naturalidad y frescura que aporta la actriz Margherita Morchio, la locura y desdoble del personaje de Lucas desde la entrega de Luca Castellano. Me parece una de las mejores actuaciones de la serie, sin duda. Sin olvidarme, de Federico Russo que se mimetiza con Mauro y ofrece un trabajo lleno de verdad. El resto del elenco está a la altura de una serie compleja que ofrece un interesante avance en el género sobrenatural. El final ha quedado abierto, por lo que esperamos que Netflix apueste por una segunda temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *