Cepeda

Los principios del alma de Luis Cepeda, al descubierto

Cepeda
Foto de Marina Velasco

Madrid en silencio. Un disparo de emociones que apuntan al corazón. Luis Cepeda ha inundado de magia el Teatro Nuevo Apolo en busca de nuevos latidos desenfrenados, ojos que hablan emoción y sonrisas eternas.

Cepeda ha deslumbrado en su primer sold out en la capital de su gira Principios, en la que se ha abierto en canal para mostrarnos los principios de su alma, esa que se descompone y recompone cuando el joven cantante sale al escenario para arañar las entrañas y recordarte que esta vez va a quedarse para siempre, a tu lado, regalando esa magia tan particular que anoche se colaba en el patio de butacas en un concierto íntimo y poderosamente emocional.

Cepeda
Foto de Ester Ramón

Le conocimos en el programa de Operación Triunfo pero no fue hasta su salida de la Academia cuando descubrimos su gran talento como compositor y la certeza de que el escenario es su mejor forma de dar voz a sus sentimientos, sus luchas y vivencias que siente la necesidad de contar en forma de música.

Cepeda demostró que las caídas te hacen ganar una y mil veces. Aunque des todo por perdido, si luchas por mantenerte arriba, valiente y fuerte, la vida estará ahí para recompensarte. Cepeda acaricia con delicadeza un sueño que antes veía como algo lejano y que ahora se ha convertido en su trabajo, una profesión sin bis final.

Cepeda
Foto de Marina Velasco

Madrid se ha rendido a los pies de este gallego tímido que se transforma cuando se pone frente a un micrófono, ya sea sentado encima del piano o junto a su guitarra. Cepeda ha ganado por su verdad en un concierto en el que se han escuchado los temas de su disco que enamoran cada día a su tropiña.

El show arrancaba con un Me da igual lleno de energía y pasión. Le seguían Llegas tú, su primer single Esta vez y una muy especial que siempre deja caer la lagrimita, 723. “Siempre animo a la gente a ver más allá de esa cortina que a veces tenemos donde no podemos ver más allá de lo que pasa cerca nuestra. Cuando abrís esa cortina os dedicáis a echar una mano a la gente que lo ha perdido todo, sin tener culpa de nada. Así que con esta canción os animo a ello”, decía Cepeda para dar paso a su actuación.

Cepeda
Foto de Marina Velasco

Tampoco faltaron en esta noche tan especial Tu Musa, Si me dices, Pídeme la vida e Imperfecto. Así explicaba Luis el mensaje de la canción. “Nadie es perfecto y todo el mundo es imperfecto. Tenéis que ver esas imperfecciones como lo más bonito que tenéis”. También hubo tiempo para versiones de sus artistas favoritos. Cepeda se sentó al piano para anunciar su colaboración con India Martínez que daba paso a 90 minutos. Su admiración por David Otero le llevó a interpretar su tema Tal Como Eres y confirmó que le acompañará el 18 de marzo en su segunda fecha en la capital. Además, no quiso olvidarse de Antonio Orozco, uno de sus referentes que le ha ayudado en sus inicios. Se lo quiso agradecer con una bonita versión de Ya lo sabes.

Cepeda
Foto de Marina Velasco

Un brillo muy especial reaparece en los ojos de Luis cuando se reencuentra con su público, siempre entregado y cariñoso que le regala “te quieros” a cambio de su música que sana y reconforta. Silencios que abrazan las letras convertidas en lágrimas salidas de su garganta. Miles de corazones azules gritan sus principios, corean sus canciones y se entregan en cuerpo y alma.

La primera sorpresa de la noche llega cuando Luis invita a subir al escenario a Cristina, una joven que subió una cover de la nueva canción de Cepeda que enamoró a Twitter y al propio artista. El cantante le quiso hacer un regalo que seguro que no olvidará nunca. La chica enamoró con su voz al interpretar Say You Won’t Let Go. “En estos momentos me siento coach de La Voz. Te quiero en mi equipo. Es una putada cuando alguien viene y canta mejor que tú”, decía un Cepeda que se fundió en un sincero abrazo con la joven.

Linternas, corazones azules que se mueven de un lado a otro, y carteles en los que puede leerse “Tu verdad, tus canciones”, que su equipo ha repartido a la entrada del teatro, son algunos detalles que se vieron en el concierto de Cepeda en Madrid.

La segunda sorpresa llega con la presentación de un invitado por el que Cepeda siente gran admiración. Andrés Suárez, otro galleguiño con alma de cantautor. “Un día un chico me llamó para que fuera a su casa, nos bebimos una botella de vino y un poco de jamón. Me acogió sin ni siquiera haber puesto un pie en la música. Cuando no eres nadie, ven algo y te motivan a trabajar, componen contigo, es siempre de agradecer”, asegura un emocionado Luis.

Cantaron El silencio dijo sí, el tema que compusieron juntos. Sin duda, uno de los momentos más bonitos de la noche. Andrés, por su parte recordaba la primera vez que conoció a Cepeda. “Cuando entró en casa y escuché su obra, aluciné, no solo por como canta sino por lo gran compositor que es”, explicaba.

“París no será la ciudad del amor mientras vivas en Madrid”. Lo canta Cepeda al piano. Es el nuevo tema del cantautor que ya estrenó en el Liceu y que vuelva a interpretar para dejar sin palabras a miles de personas. Hay momentos en la vida en los que te descompones y llega una canción que no se canta, se cuenta, y te habla como un susurro al oído. Cepeda lo hace muy a menudo y es bonito cuando pasa eso. Desnuda sus emociones y es entonces cuando la música se entiende de verdad. Es el mejor idioma que conocemos.

 El concierto llegaba a su fin con  dos temas que se convirtieron en caricia del alma en un teatro que fue testigo de los principios del Cepeda más emocional. El compositor salía al escenario junto con su pianista Iván Herzog para regalarnos Vuela alto (no sabemos si esté es el nombre definitivo del tema) y La Deuda que formarán parte de la reedición de su álbum. Unas canciones que llevan su nombre pero también el de una tropiña que nunca falla, que siempre está ahí para volar a su lado, gritar sus principios y llenarse de magia y emoción.

El joven cantante recordaba su etapa en la Academia con un mítico tema que todo el público coreó al unísono. El teatro se inundó de energía. Las caras de emoción no desaparecieron ni un segundo. No puedo vivir sin ti. Se lo cantaba Cepeda a sus fans y ellos le devolvían la emoción mientras le acompañaban cantando. Desde esos fans del patio de butacas más cerca del escenario hasta la gente de los palcos. Cepeda incluso bajó del escenario para sentirse más cerca de su público, esa familia eterna con la que mantiene una relación de respeto, cariño y agradecimiento.

Foto de Marina Velasco

“Pensarás que estoy loco al pedir que vuelvas”. Se lo gritan los cepedistas mientras llega el final del concierto. El gallego se despedía con Por ti estaré en versión acústica al piano.

Miles de corazones teñidos de azul seguirán latiendo en un mar de principios que abrazan la emoción. Canciones que suenan como la primera vez que subiste al escenario. Cepeda está escribiendo sus principios en cinco líneas paralelas que solo necesitan una letra y una voz para tocar el alma a todo un teatro. Que el ruido que hacen los que no te conocen no te haga olvidar lo importante. Tu casa es el escenario y la música tu forma de vida. Anoche lo volviste a demostrar. Vuela alto, siempre.

2 thoughts on “Los principios del alma de Luis Cepeda, al descubierto

  1. Que bonita crónica! Muchas gracias por el respeto y cariño desde el que está escrita. Es verdad que la música de Cepeda emociona y lo hará volar alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *