alfred garcia

Madrid se rinde al talento y generosidad de Alfred García, un músico inigualable

alfred garcia

Alcalá de Henares se preparaba para una noche mágica. Grupos de jóvenes, niños y mayores se acercaban al recinto amurallado para poder ver a su gran referente lo más cerca posible. Había bastantes huecos en la grada, no se vendieron todas las entradas. Pero lo que realmente importó anoche es que se hizo buena música y se disfrutó como si fuera la primera vez. Al final estuvieron los que no quisieron perderse el arte de Alfred García, un músico y compositor que te da todo lo que tiene o incluso más, en cada verso que suena, cada himno dedicado a una ciudad, cada historia al piano o cada golpe de trombón en el que muestra su versatilidad musical.

Alfred García es  la diferencia en el camino de lo auténtico y lo personal que mantiene su mágica esencia en esos melodramas infinitos convertidos en la banda sonora de su ejército de luces. Madrid ya necesitaba a este cantante que se preocupa por su público y se entrega hasta la última nota que sale de su garganta. Viajamos de la Tierra hasta Marte con su propia música que tiene rock and roll y espiritualidad, fuerza y emoción en cada verso escrito en cada hotel o en sus viajes por carretera. Después de su entrada triunfal en el escenario de Alcalá, Alfred siguió fiel al repertorio de su primer disco 1016 que es mucho más que un número. Algo que define quién es. La etiqueta de un casting de un programa de televisión que le abrió las puertas a un mundo que lleva su nombre. Un número que se transformó en un conjunto de canciones, en un proyecto inolvidable, en una gira que demostró que ha nacido para estar encima del escenario. Ayer lo volvió a hacer. Alfred inundó de luces, música acústica y energía renovada el recinto amurallado de un lugar que fue testigo de la entrega y emoción de un público que no le dejó solo, que cantó todas sus canciones hasta dejarse la garganta y que convirtieron en abrazo el sonido de las calles de Sweet Avenue. Alfred interpretó Que nos sigan las luces, después de despegar con De la tierra hasta Marte. También hubo tiempo para una versión que no falta en ninguno de sus conciertos, Insurrección.

alfred garcia

Alfred nos regala canciones más enérgicas en la que es imposible no moverse y esas más lentas y más íntimas que dan un vuelco en el corazón. Una de esas era una de las favoritas del público, Por si te hace falta en la que se vivió uno de los momentos más emotivos de la noche. El catalán pedía al público que abrazara a quien tuviera al lado mientras que el cantaba. “A veces cuesta coger a esa persona y decirle lo que sientes“, explicaba a un público que se abrazó fuerte y se emocionó con este momento que ya dejó huella. Y es que siempre que le haga falta, sus lucecitas siempre estarán ahí. Alfred te encoge el corazón en sus letras de una belleza suprema, en la verdad que desprende cuando te canta y te habla, en mitad de un silencio que  te atrapa, en esos agudos y giros que nunca son iguales, que siempre sorprenden en cada concierto. Todo él es mágico e inesperado, sanador al fin y al cabo.

Tampoco pudo olvidarse de Sevilla, Madrid, Londres y Barcelona, esas ciudades que le inspiran para escribir una canción. Algo especial sucedió con Londres. Sentado al piano, Alfred quiso sincerarse. “Echo de menos que me cantéis este tema tal como lo cantabais entonces cuando se compuso. Quiero que me lo cantéis como la primera vez que lo compusimos porque al final fuimos tú y yo quienes lo compusimos. Tú estabas detrás de la pantalla, yo estaba sentado en el piano”. Todo sucedió hace año y medio y también fue una de las canciones más esperadas por el público de Alcalá.

Esto fue lo que le pasó con un país que le dio todo su amor y que ahora no puede olvidar. Argentina. Fue la primera vez que cruzó el Atlántico para dar dos shows espectaculares en The Roxy Live, la mítica sala de conciertos de Buenos Aires. Un sueño cumplido. Un país al que le dio las gracias en forma de canción. “Argentina huele a mito”. Esto le ocurre con esos lugares que le roban el corazón, ayer quiso recordarlo, regalando a su público un viaje inolvidable.

También sonaron La Ciudad y Lo que te puedo dar con un espectacular solo de trombón que nunca falta en sus directos. Un piano y su voz rota que deja los pelos de punta. Ahora llega el turno de corear Ara varu teia, ara varu teia. Es Volver a empezar.

Ahora llegaba la gran sorpresa de la noche que Alfred ya había anunciado en sus redes sociales. Su amiga Lola Índigo aparecía por el escenario para cantar junto a él. Era la primera vez que lo hacían. Nos regalaron un momento inolvidable haciendo un mashup de Could you be loved y Mujer bruja. Único y especial. Lola Índigo quiso darle las gracias a Alfred por haberla invitado y le regaló unas bonitas palabras. “Yo supe que Alfred era magia desde la primera vez que le vi. Yo siempre voy a estar ahí para ti y quiero que lo sepas“.

Ya en la recta final del concierto, “con la libertad de que nos volvamos a ver”, Alfred entonaba un Let me go enérgico. Después se tomó su tiempo para presentar a su banda que siempre le acompaña y que tienen también todo nuestro reconocimiento. Abandonaron el escenario mientras el público no dejaba de aplaudir. Sonaba El Himno del Prat y entonces volvieron a salir por última vez para despedirse de su público.

El mayor regalo es asistir al talento de un artista, músico y compositor que protege sus canciones para hacerlas suyas y compartirlas

Coge aire y vuelve, Alfred. Te estaremos esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *