Maldita Nerea: homenaje y libertad en el inicio de su gira ‘Un planeta llamado Nosotros’

maldita nerea

El grupo de pop mantuvo el legado de las tortugas con un concierto mágico para todos los que llevan sus canciones como banda sonora de vida y adolescencia

Los percusionistas de Toom Pack se adueñaban del escenario. Fueron los teloneros de Maldita Nerea que prepararon a los asistentes para un encuentro musical donde la energía no pararía ni un segundo. Bidones y botellas de plástico se golpeaban unas con otras y parecía que el recinto se iba a caer abajo. Luces apagadas y empezaba una cuenta atrás, la más deseada para los que llevaban horas haciendo cola.

“Por el mar que a mi vida entregas, por el sueño y la fe, porque solo soy sentido si te vuelvo a ver”, se escucha
en la voz de Jorge Ruiz. Empezamos a oír las primeras notas de Nunca estarás sola. Le siguieron No podemos ser agua y una sonrisa de complicidad en las caras de esas tortugas al corear junto a Jorge Cosas que suenan a…
Entonces llega un cambio de iluminación. Luces rojas para dar paso a Cuando todas las historias se acaban con un público enérgico y entregado que lo vivió intensamente. Se dejaron la voz y los pies se despegaron del suelo para volar con el líder de las tortugas.

maldita nerea

Desde Cuarto Creciente, Maldita Nerea ha ido adquiriendo una dimensión musical que brilla en directo y va madurando en cada nuevo disco. La clave es creer en el talento interior y dejar atrás los miedos que impiden seguir avanzando. Llegaba el turno de No pides tanto, idiota y las primeras palabras de Jorge, en forma de agradecimiento a sus fans por llevar su nuevo trabajo Un planeta llamado nosotros al número uno en ventas en España. Además, no quiso olvidarse de unos invitados muy especiales que disfrutaban del concierto desde la grada, los protagonistas de los miembros de la Fundación A la Par con los que trabajo para Extraordinario, un tema que deja en el ambiente una energía muy bonita.

Sin duda, fue una noche repleta de momentos extraordinarios, donde no faltó el disfrute entre un público de lo más variado que ha crecido con las canciones de este grupo murciano. A pesar de que su disco llevaba poco tiempo en la calle, todos sus fans se sabían las nuevas canciones. Jorge eligió el camino más honesto y acertado. Empezar con los temas con los que fueron tortugas, con los que empezaron un camino que crece y se hace más grande con el paso de los años, de letras y de recuerdos. De escuchar y abrazar. Como lo hicieron muchos de sus fans mientras se sumergían en canciones que han dejado huella. Parejas que celebraban con su música el Día de San Valentín fundidos en abrazos, amigas que llevan viajando desde hace 10 años con sus canciones. Familias enteras que os descubrieron y no os abandonaron porque hay genes que permanecen inalterables. Y es que quien es tortuga, nunca puede dejar de serlo.

maldita nerea

La invasión de las tortugas tomó el Wizink Center de Madrid en un reencuentro muy esperado donde no faltó la buena energía y la emoción. La nostalgia y esa capacidad de que una canción pueda transportarte a un lugar o te haga recordar a una persona. “En el mundo genial de las cosas que dices. Hay historias de buenos y malos felices”. Es el himno de Maldita Nerea que se pudo escuchar en la voz del público que lo gritó a pleno pulmón desde la pista hasta la grada. Una sensación que volvió con Perdona si te llamo amor.

Jorge se dirigía a los presentes para mandar ánimos a Ana Mena, la única invitada de la noche que se había puesto enferma y no iba a poder acompañarle en A quien quiera escuchar. En su lugar, el público se dejó la voz y en ningún momento le dejó solo. También hubo tiempo para Dos besos después y Mira Dentro. Jorge habló poco entre canción y canción pero lo poco que habló fue para decir verdades que acabaron en una ovación común. “Se nos olvida que la vida es fluir y no pensar. Se nos olvida que hemos sido muchísimo tiempo tortugas pero también nos gusta ser bailarinas. Se nos olvida que sois lo mejor que nos ha pasado“, decía un agradecido y emocionado Jorge para dar paso a una intimista Bailarina.

maldita nerea

A continuación, Jorge necesitaba parar un poco y rebajar esa imparable energía y entonces ocupó la pasarela acompañado al piano de Alejandro Martínez para interpretar en un suspiro de emoción La respuesta no es la huida y Por el miedo a equivocarse. Después de seguir llenando de magia el Wizink Center con La Espera, La Canción Que No Termina y Siempre Estaré Ahí, llegó uno de los momentos más especiales de la noche. Un ritual que no falta en ninguna de sus conciertos para El Secreto de las Tortugas. Toda la pista agachada en el inicio de la canción hasta que llegaba el punto álgido y todos enloquecieron, saltaron y recordaron por qué están ahí y por qué siguen después de 10 años de buena música. Las tortugas nunca abandonan el hogar.

El concierto llegaba a su fin con Tu mirada me hace grande, un clásico de Maldita Nerea, el mejor cierre a una noche donde no faltó la energía, las buenas sensaciones y el recuerdo de asistir a la continuación del legado de uno de los grupos de pop rock español más brillantes de los últimos años. Un homenaje a las canciones que marcaron su nacimiento musical y la promesa de seguir haciendo historia. Jorge no quiso abandonar el escenario sin pedir una educación más digna para los niños donde nos miramos y nos reconocemos.

Hace falta más personas como tú y menos miedo. Jorge, tu eres un ejemplo. Tu música hace posible el mejor camino hacia la libertad.  Nunca dejes de ser tortuga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *