Rami Malek

Rami Malek, un Freddie Mercury de Oscar

Rami Malek como Freddy Mercury en Bohemian Rhapsody

Freddie Mercury estaría muy orgulloso”. Lo dice Brian May, el guitarrista de Queen después de ver la actuación de Rami Malek, el actor ganador de un Oscar que nos ha permitido reencontrarnos a través de la pantalla con una leyenda de la música, un Freddie Mercury muy bien retratado a nivel de interpretación, con una verdad con la que tenemos la sensación de estar ante el artista que hizo historia.

Por un momento tenemos la sensación de estar en el concierto más importante de nuestra vida. Una película musical que nos hace sentirnos más cerca de su talento, de su autenticidad y su fuerza encima del escenario. La música de Queen es universal. No conoce de fronteras, de edad, de raza, ni de creencias. Uno de sus conciertos se convierte en una experiencia reveladora que necesitas repetir más de una vez en la vida aunque sea a través de la pantalla. Su magnetismo salvaje, su luz, su seducción. Todas sus cualidades se hacen presente en la película.

Malek se ha convertido en uno de los actores más populares del último año. Desde el estreno de Bohemian Rhapsody (2018), el inolvidable biopic basado en el nacimiento de la banda Queen, no ha dejado de recibir halagos, especialmente por parte del público. Ha logrado alzarse con el Globo de Oro, el Bafta, el SAG en la categoría de mejor actor y ahora, uno de los más importantes, el Oscar. No hay nada que se le resista.

Rami Malek como Freddy Mercury

Se presentó a los casting con la verdad por delante. “No sé cantar ni tocar el piano”. Lo que no perdió en ningún momento son las ganas por homenajear a un artista irrepetible. Estaba dispuesto a darlo todo, aprender lo que hiciese falta en tiempo récord para ser Freddie. Se preparó a fondo con un entrenamiento físico que exigía una importante implicación para dar vida a un genio que no pasa de moda. La meta era lograr una transformación lo más real posible. Para ello, se documentó sobre su vida, vio cómo se movía y expresaba a través de sus actuaciones, entrevistas y actos públicos. Además, se puso una prótesis en los dientes y dio clases de piano y canto para poder reflejar la verdadera esencia de Freddie y acercarse a su voz.

Un dato curioso que quizás desconocéis. En un principio, el actor Sacha Baron Cohen iba a ser el cantante pero se desvinculó del proyecto porque no estaba de acuerdo con retratar la vida de Mercury de una manera más sutil, tal como acordaron los integrantes de Queen que eran coproductores del filme.

Una historia que cuenta el origen de la famosa banda de música y de los inicios de su vocalista principal. Es asombrosa y fascinante la similitud de Malek con Mercury en una especie de reencarnación milagrosa que tenemos que aplaudir desde la primera secuencia. Se mueve de la misma manera, mira a los ojos como hacía el que ya es considerado toda una leyenda de la música del último milenio. Es complicado separar la realidad de la ficción porque, de verdad, pareciera que estuviéramos viendo al mismísimo Freddie Mercury. En las actuaciones musicales, la voz de Freddie, la de Rami y la del músico Marc Martel que ha colaborado en la recreación de los números musicales se fusionan para acercarnos al talento inigualable de una estrella de la música. Son los momentos más emocionantes para el espectador que está en la butaca casi sin parapdear y sin poder despegar la mirada de la pantalla, como si estuviera viviendo uno de sus míticos shows en directo. Esto, unido a la impresionante puesta en escena cuidada hasta el último detalle hacen de Bohemian Rhapsody una obra maestra del género musical. Es indiscutible que Freddie solo hay uno en el mundo pero Rami solo existe uno y lo que ha hecho en esta película es para darle las gracias una y mil veces. Su compromiso ha sido brillante.

Rami Malek en Las chicas gilmore

La historia detrás de la estrella

Sus padres son de origen egipcio. Se trasladaron a Estados Unidos para tener mejores oportunidades laborales. Malek nació en California un 12 de mayo de 1981. Al tiempo que terminaba sus estudios en el Notre Dame High School, ingresó en clases de teatro con la actriz Kristen Dunst. El sueño de Malek siempre fue dedicarse al mundo de la interpretación. Sabía que no sería fácil pero no iba a rendirse tan pronto. En 2003 se graduó en Bellas Artes por la Universidad de Evansville. Apareció por primera vez en televisión en 2004 como estrella invitada de Las chicas Gilmore. Ese mismo año se inició en el doblaje. En 2006 debutó en la gran pantalla con Noche en el museo, película en la que dio vida al faraón Ahkmenrah durante sus tres entregas. En 2010 vuelve a televisión con el papel del terrorista Marcos Al-Zacar en la serie 24.

Rami Malek en Amanecer

Su cara también os resultará familiar por sus apariciones en Amanecer parte 2 de la saga Crepúsculo como el vampiro del clan egipcio Benjamin o en la película Need for Speed por interpretar a Finn. Sin embargo, el joven actor se dio a conocer más popularmente por su papel protagonista del hacker Elliot Alderson en la serie Mr Robot y por su proyecto más reciente, la cinta Bohemian Rhapsody que supone un antes y un después en su carrera profesional. Es la frescura del Hollywood actual. Siempre sintió que había un Freddie dentro de él, más cerca de lo que cabría pensar.

Al igual que el cantante que a lo largo de su corta vida se sintió un joven acomplejado, Malek siempre luchó por romper con los estereotipos pero sin perder de dónde viene y quién es en realidad. Al final ambos tenían muchas cosas en común.

Rami Malek nos ha llevado a un viaje inolvidable a través de una sublime interpretación de Freddie Mercury que vamos a recordar siempre en nuestra memoria.

Freddie Mercury: No seré una estrella del rock, seré una leyenda

Y así será siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *